Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

Notícias

16

Jan
2018

EnNotícias

Impresiones de viaje (II): Tres chilenas cuentan sus experiencias en el Congreso de Quito

En16, Jan 2018 | EnNotícias |

El 3º Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria, realizado en Quito (Ecuador) del 20 al 25 de noviembre de 2017, reunió cerca de 450 participantes provenientes de redes, colectivos y organizaciones culturales de 18 países de América Latina. Cincuenta de estos congresistas fueron seleccionados en la Convocatoria de Movilidad IberCultura Viva 2017. Recibieron pasajes aéreos para asistir a las actividades del congreso y volvieron repletos de historias para contar sobre los seis días de encuentros, espectáculos, ponencias, debates, exposiciones, círculos de la palabra y recorridos culturales que tuvieron la oportunidad de ver/oir/vivir allá.

A continuación, algunas de las impresiones que nos compartieron tres representantes de entidades/colectivos de Chile ganadoras de esta convocatoria: Rosa Angelini Figueroa, Nicole Vásquez Tapia y Manuela Cepeda Arroyo.

 

 

Rosa Angelini y la construcción del “ser comunitario”

Rosa Angelini es realizadora audiovisual, co-directora de Gestoras en Red, Red de Gestoras y Productoras Culturales de Chile y Latinoamérica, y también integrante de la FMN Chile (Frente Música Nacional). En su informe de viaje, ella cuenta que participó de todas las actividades propuestas en el programa del congreso y en los círculos de palabra “Género y diversidades” y “Fortalecimiento organizativo CVC”.

“Fue una experiencia de mucho aprendizaje, en donde se valoró y reconoció el aporte del trabajo comunitario y territorial, pudiendo conocer organizaciones emergentes y otras consolidadas a nivel latinoamericano”, afirmó. “Esta experiencia nutre nuestra organización y fortalece el trabajo de base comunitaria.”

Para Rosa, toda instancia que propicie el encuentro entre diversos agentes culturales es valiosa. Y la experiencia en Quito, además de dar una visión sobre la realidad de la cultura comunitaria en cada país, entregó conocimientos sobre la construcción del “ser comunitario, construcción diversa según cada territorio, disciplina artística o trabajo, en donde cada agente cultural y personas que conforman estas comunidades dan un sentido a su visión de un ser social, con responsabilidades con su entorno y aportando a la sociedad de sus quehaceres colectivos y particulares”.

En paralelo a las actividades del congreso, los delegados y organizaciones chilenas que participaron del congreso se reunieron para conocer el trabajo que cada uno realiza en sus territorios y definir los objetivos en común como comitiva chilena. Además, levantaron una declaración con el fin de proponer y construir una red transparente con respecto a la representatividad y articulación de un movimiento de Cultura Viva Comunitaria en Chile.

“En ella apelamos a la transparencia, a la confianza y a la diversidad de nuestras prácticas culturales, así como también a una representatividad efectiva, democrática y respetuosa”, comentó Rosa. “Esperamos que esto sea útil para la construcción de una red nacional que sirva para una real articulación de prácticas culturales comunitarias que se desarrollan en Chile y que refleje el sentir común de las organizaciones.”

Al hablar de las articulaciones realizadas durante el congreso, ella citó algunos logros. Entre ellos, los puntos en común a que llegaron las 14 organizaciones culturales chilenas, “para diseñar y crear futuras acciones en conjunto como Red Nacional de Cultura Comunitaria”; la integración de más organizaciones culturales lideradas por mujeres a la red de gestoras y productoras culturales; y la concreción de alianza de trabajo y colaboración con las organizaciones chilenas Danza Sur, Escuelita Artística Comunitaria de Lo Espejo, Plataforma Cultura Viva Comunitaria, Cultura Puyuhuapi y Colectivo La Chispa.

Rosa Angelini es una de las directoras de “Gestoras en Red”

Nicole Vásquez y el fortalecimiento organizativo

Nicole Vásquez es psicologa, miembro del equipo base de los talleres de cine comunitario “Aquí Nos Vemos”. Desarrolla desde el 2012 espacios educativos informales para niños, jóvenes y adultos en Santiago, y se fue a Ecuador con la misión de representar a los talleres en el  3° Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria.

En estos días en que estuvo en Quito, además de participar de la articulación del movimiento chileno de CVC y poder compartir con organizaciones y colectivos de su país, como Danza Sur, Escuela Artística Comunitaria de Lo Espejo y la Red de Productoras y Gestoras Latinoamericanas, tuvo la posibilidad de conocer entidades latinoamericanas, como La Mancha, taller de arte para niños (Perú), y Mindo Cultura (Ecuador).

“La participación en el congreso nos permitió dar a conocer nuestro trabajo, sobre todo la vinculación que realizamos entre cine y salud comunitaria. Además, nos permitió dar a conocer el trabajo de las productoras de cine comunitario de la Red Aquí Nos Vemos”, resaltó. “Por otra parte, recogemos lo aprendido sobre el movimiento Cultura Viva Comunitaria, puesto que nos ofrece una nueva forma de plantearnos el quehacer comunitario, mucho más democrático y con un fuerte carácter político. El contacto con otras organizaciones y las articulaciones realizadas potenciarán nuestro trabajo, en la medida que existe una fuerte intención de colaboración mutua.”

Su bitácora de viaje está dedicada al círculo de la palabra “Fortalecimiento organizativo”, una actividad en la que no tenía intención de participar (pensaba incorporarse a otra mesa de trabajo, sobre comunicación popular y medios comunitarios), y que acabó asistiendo para conocer más sobre la Cultura Viva Comunitaria. “Antes de asistir al congreso no conocía el movimiento CVC, sólo había leído algunos artículos informativos, pero no comprendía el horizonte estratégico que persigue. En este círculo pude empaparme de la historia, las discusiones actuales y las proyecciones del movimiento, entendiendo la importancia de ser parte y colaborar en este espacio”, comentó.

Nicole destacó especialmente el comentario que realizó un compañero de Bolivia. “Él planteaba que el movimiento de CVC es arrítmico, está en constante proceso de transformación, avanza, pero también retrocede. Consideraba que las coyunturas políticas de cada país afectan el movimiento”, observó. “Me parece muy importante recoger esta mirada, puesto que la construcción del trabajo comunitario en Latinoamérica, necesariamente debe considerar la historia y las coyunturas políticas. El movimiento CVC apuesta por la transformación social, a generar espacios culturales contra hegemónicos que favorezcan el trabajo de base y la cultura nacida de los propios territorios.”

Parte de la delegación chilena en la Casa de la Cultura Ecuatoriana

Manuela Cepeda y el cuerpo y teoría del quehacer

Para la actriz Manuela Cepeda, gestora del Centro Cultural y Artístico El Cahuín, la  experiencia de Quito “le da base y carne a nuestro quehacer, una instancia de profundo aprendizaje, de reconocimiento e intercambio de experiencias con otras personas, desde diversos países de Latinoamérica”.

Además de participar de actividades como el círculo de la palabra “Fortalecimiento organizativo” y la plenaria final, como las compañeras chilenas, Manuela estuvo en el recorrido histórico teatral que se hizo al final del congreso y pudo realizar una serie de articulaciones con  redes de teatro de El Salvador, Bolivia y Perú, y con representantes de organizaciones de Argentina, El Salvador, Bolivia, Colombia y Ecuador.

A nivel nacional, en las reuniones de la comitiva chilena, quedó como encargada de difundir y coordinar el movimiento de Cultura Viva Comunitaria en la Región del Maule. Así, terminado el congreso, el sábado 2 de diciembre, en el marco del “Encuentro de la mesa regional de ICC-OCC” del Maule, Manuela pudo exponer acerca de la experiencia de participación en el congreso, y dar a conocer el movimiento de CVC, además del programa IberCultura Viva.

“En las organizaciones que se interesaron en conocer más del tema, propusimos extender una invitación para ir a su comunidad para difundir lo vivenciado y de los aprendizajes”, contó en su informe de viaje. “Me parece que IberCultura Viva, con la instancia de movilidad, provee de una gran posibilidad a personas que desarrollamos un trabajo silencioso y permanente en nuestras comunidades, el participar de estos encuentros y conocer el movimiento, además de otras experiencias, relatos, expertos, y aprendizajes enormes que dan cuerpo y teoría al quehacer; el cual muchas veces es experimental e instintivo.”

Los actores chilenos Manuela Cepeda y Cristian Mayorga en Quito

Lea también:

Impresiones de viaje: Tres representantes de Puntos de Cultura de Argentina cuentan sus vivencias en el Congreso de Quito

Impresiones de viaje (III): Tres costarricenses cuentan sus vivencias en el Congreso de Quito

Impresiones de viaje (IV): Dos representantes de colectivos de España comentan su experiencia en el Congreso de Quito

Impresiones de viaje (V): tres brasileños cuentan sus vivencias en el Congreso de Quito

Impresiones de viaje (VI): tres representantes de la Red Salvadoreña de CVC comentan sus experiencias en el Congreso de Quito

Impresiones de viaje (VII): Dos representantes de Puntos de Cultura peruanos comentan su experiencia en el Congreso de Quito

Impresiones de viaje (VIII): Três representantes de colectivos uruguayos comentan su experiencia en el Congreso de Quito