Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

Costa Rica

02

Apr
2019

EnNotícias

PorIberCultura

Programa Puntos de Cultura de Costa Rica abre convocatoria para proyectos a desarrollarse en 2020

En02, Apr 2019 | EnNotícias | PorIberCultura

La Dirección de Cultura del Ministerio de Cultura y Juventud de Costa Rica lanzó el lunes 1º de abril la convocatoria de Puntos de Cultura 2019-2020. Este año el fondo concursable, que existe en el país desde 2015, cuenta con algunas modificaciones en el reglamento para llegar a más personas, organizaciones gestoras de promoción de la diversidad cultural, la economía social solidaria y la salvaguardia del patrimonio cultural y natural.

Las inscripciones estarán abiertas hasta el 4 de julio. Podrán participar organizaciones sin fines de lucro legalmente constituidas en el Registro Público Nacional, asociaciones, fundaciones, sociedades civiles sin fines de lucro, asociaciones de desarrollo, cooperativas autogestionarias vinculadas con temáticas culturales, y Juntas de Educación, Salud, entre otras.

La convocatoria también está dirigida a agrupaciones, colectivos y organizaciones de índole sociocultural que no posean personería jurídica, siempre y cuando demuestren al menos tres años de experiencia en el desarrollo sostenido de proyectos e iniciativas socioculturales que guarden coherencia con los fines y objetivos del programa Puntos de Cultura.

Categorías

Esta es la quinta convocatoria de Puntos de Cultura que se abre en Costa Rica. Las categorías en las que se puede postular este año son cinco: a) Arte para la transformación social; b) Medios y propuestas de comunicación comunitaria; c) Fortalecimiento organizacional; d) Espacios  para una cultura  del buen vivir; e) Economía  social y pequeños emprendimientos.

La categoría “Economía  social y pequeños emprendimientos” es la novedad de esta edición. Está dirigida a proyectos que fomenten la economía social solidaria y/o pequeños  emprendimientos culturales y otros espacios de trabajo sociocultural, proyectos que contribuyan a fortalecer la economía solidaria, la ecología, la soberanía alimentaria y el derecho a la  alimentación, la interculturalidad, la diversidad cultural, la equidad de género, así como el fomento a la vida saludable y en comunidad.

Propuestas

Las organizaciones con personería jurídica podrán presentar propuestas con un monto mínimo  de 2 millones de colones (cerca de 3.300 dólares americanos) y un máximo de 9,5 millones de colones (el equivalente a 15.800 dólares), siendo el monto solicitado igual o menor al 70% del costo total del proyecto. Las organizaciones sin personería jurídica, a su vez, pueden solicitar al fondo entre 2 millones y 5 millones de colones, siendo el monto solicitado igual o menor al 80%  del costo total del proyecto.

La ejecución de los proyectos beneficiarios del programa no podrá ser inferior a seis meses (de noviembre de 2019 a mayo de 2020) ni superior a un año (de noviembre de 2019 a noviembre de 2020).

Como criterio de selección se considerará la coherencia entre los objetivos planteados, resultados esperados, las actividades, el cronograma y el presupuesto, así como la estabilidad de la organización en el tiempo y experiencia en la gestión de proyectos socioculturales que impliquen participación comunitaria y manejo de fondos públicos o privados. También se tomarán en cuenta las contrapartes y la estrategia de sostenibilidad, el arraigo y la participación comunitaria, y el alineamiento con temáticas prioritarias para la institucionalidad.

El anuncio de los proyectos seleccionados se realizará a finales de septiembre de 2019, en el sitio web de la Dirección de Cultura (www.dircultura.go.cr). La firma de convenios y primer encuentro para las organizaciones seleccionadas se realizará a partir de octubre.

 

Bases de participación – Puntos de Cultura 2019-2020

Formulario Punto de Cultura-2019-2020

Herramienta de ayuda para completar proyecto para Puntos de Cultura 2019-2020

 

 

Fuente: Ministerio de Cultura y Juventud

 

Tags | , ,

08

Nov
2018

EnNotícias

PorIberCultura

Un festival y un ciclo de intercambios: el proyecto de Costa Rica seleccionado en la Convocatoria de Apoyo a Redes 2018

En08, Nov 2018 | EnNotícias | PorIberCultura

Nombre del evento: Festival de Juventudes de La Carpio

Nombre de la Red o Articulación: Aprendizajes colaborativos La Espiral

Institución responsable: Cooperativa Viresco

 

“Aprendizajes colaborativos La Espiral” es el nombre de la red/articulación conformada por la Cooperativa Viresco (San José, Costa Rica), el grupo Aprende a jugar (San José, Costa Rica), la iniciativa en educación popular “CulturAula: Comunidades Aprendiendo” (Guadalajara, México) y la Asociación Civil Caja Lúdica (Ciudad de Guatemala).

(Fotos: FEJUCA)

El proyecto propuesto por ellos en la Convocatoria IberCultura Viva de Apoyo a Redes 2018 se refiere a un festival comunitario en la comunidad de La Carpio, en Costa Rica, y un ciclo de intercambios metodológicos para nutrir de herramientas y experiencias a los y las estudiantes actuales y graduados de la tecnicatura en Animación Sociocultural Comunitaria (TASC), y a su vez alimentar los procesos comunitarios que lideran actualmente. Además de La Carpio, el proyecto beneficiará la comunidad de León XIII.

La cuarta edición del Festival de Juventudes de La Carpio (FEJUCA), a realizarse en diciembre de 2018, contará con talleres, presentaciones artísticas, pasacalles, actividades recreativas y feria de artesanías y comidas. La idea es que al menos el 60% de los artistas de la agenda del FEJUCA sean de la comunidad y que al menos el 70% de la producción sea asumida por miembros de la comunidad. También figuran como metas del proyecto tener la participación de al menos 200 personas de La Carpio y propiciar el intercambio de al menos ocho gestores culturales de Costa Rica, México y Guatemala.

La iniciativa busca promover y difundir la cultura existente en La Carpio –esta comunidad binacional (se estima que el 50% son costarricenses y el 49% nicaragüenses) surgió en 1997– y fortalecer los procesos de educación alternativa que desarrollan las organizaciones y colectivos de las redes de arte y cultura MARACA y Culturas Vivas Comunitarias Mesoamérica.

 

 

Conoce más del Festival de Juventudes de la Carpio

 

Tags | , , ,

16

Oct
2018

EnNotícias

PorIberCultura

Puntos de Cultura de Costa Rica: 16 proyectos seleccionados para el empoderamiento local

En16, Oct 2018 | EnNotícias | PorIberCultura

La Dirección de Cultura del Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) de Costa Rica dio a conocer este martes 16 los nombres de los proyectos seleccionados que serán acompañados con el fondo Puntos de Cultura, durante el periodo 2018-2019.

Con este programa, la Dirección de Cultura del MCJ reconoce el trabajo comprometido y creativo de personas que gestionan proyectos culturales en las diferentes provincias y regiones del país. Estas iniciativas promueven que las comunidades sean las protagonistas de sus propios procesos de desarrollo local, por medio de la participación y el trabajo colaborativo.

“En esta cuarta convocatoria, recibimos 45 propuestas de proyectos, de los cuales se seleccionaron 16 como ganadores y recibirán hasta un máximo de 10 millones de colones (cerca de 16.800 dólares) cada uno, según las necesidades establecidas por cada proyecto que será ejecutado durante el período 2018-2019, a partir del mes de noviembre de este año”, compartió Eduardo Reyes, coordinador de Puntos de Cultura, que forma parte del Departamento de Fomento Cultural de la Dirección de Cultura.

Puntos de Cultura es un programa de estímulos y alianzas cuyo eje de trabajo es el reconocimiento de la labor de las organizaciones, redes, iniciativas colectivas y espacios socioculturales vinculados con la promoción de la diversidad cultural, la economía social solidaria y la salvaguarda del patrimonio cultural y natural.

El fondo es un medio para el fortalecimiento de capacidades locales, con un fin definido: producir desde la cultura mejores oportunidades para la convivencia y la paz social. Más de 90 comunidades de todo el país han sido fortalecidas con los beneficios aportados por los 80 proyectos Puntos de Cultura realizados durante los últimos cuatro años, desde que se implementó esta política de estímulo en Costa Rica.

Los proyectos seleccionados para el período de 2018-2019 representarán un beneficio directo a gran variedad de comunidades alrededor del territorio nacional, pues hay proyectos de las siete provincias, además de la Zona Norte y la Zona Sur, distribuidos de la siguiente manera: San José (1), Heredia (1), Limón (3), Zona Sur (1), Nacional (1), Zona Norte (1), Puntarenas (5), Cartago (1), Alajuela (1) y Guanacaste (1).

La escogencia de los proyectos fue realizada por la Comisión Seleccionadora compuesta por representantes de la Dirección de Cultura del MCJ, universidades públicas y organizaciones culturales inscritas en el Sistema de Información Cultural (Si.cultura).

“Ser parte de la Comisión Seleccionadora fue muy enriquecedor, ya que tuvimos la oportunidad de conocer muchos de los proyectos participantes, los cuales ofrecían propuestas de trabajo en una gran variedad de temas y comunidades del país”, comentó Carolina Quesada, representante de la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

 

Conoce los 16 proyectos seleccionados, según su categoría:

Arte para la transformación social

  1. Cooperativa Sulá Batsú, con su proyecto: “Sonora Festival Internacional de Compositoras Costa Rica”,
  2. Asociación de Desarrollo Comunal Manuel de Jesús Jiménez, Cartago, con su proyecto: “Arte, prevención social de la violencia y nuevos valores para la convivencia entre los géneros”
  3. Fundación Acción Joven, con su proyecto: “Apropiación de espacios públicos como herramienta para promoción cultural y el combate de la violencia”
  4. Iyök Alar (Hijos de la tierra), con su proyecto: “Culturas ancestrales viviendo nuestras raíces”
  5. Asociación Amigos de la Isla Uvita, con su proyecto: “Isla Quiribí Canto de Aves, Cultura y más”
  6. Fundación Camaleonart, con su proyecto: “Churchullcolor festival de Arte Urbano”
  7. Fundación Voz Propia, con su proyecto: “Festival Comunitario MadreMonte 2019: Canto a Iriria la Niña Tierra”

Medios y propuestas de comunicación comunitaria

  1. Asociación Belemita de Medios de Comunicación El Guacho, con su proyecto: “Periódico El Guacho: un medio comunitario belemita al rescate de la historia de edificaciones locales y el testimonio de mujeres empoderadas”,
  2. Asociación para la Sostenibilidad Rural de Costa Rica, con su proyecto: “Comunicadoras comunitarias para el buen vivir”,
  3. Asociación de Desarrollo Integral de las Juntas de Abangares, con su proyecto: “Identidades subterráneas y territorios invisibles: la minería artesanal en Abangares Guanacaste, una propuesta de Comunicación Comunitaria”,
  4. Asociación red de medios e iniciativas de comunicación alternativa (REDMICA), con su proyecto: “Fortalecimiento de capacidades de comunicación para la participación ciudadana para organizaciones puntarenenses”.

Fortalecimiento organizacional

  1.  Asociación Centro Comunitario de Buceo Embajadores y Embajadoras del Mar, con su proyecto: “Nueva generación Caribe Sur: Casa del Mar, impulsando buceo con propósito cultural”

Cultura para el buen vivir

  1. Asociación de Productores Agro-ambientalistas de Cacao de Guatuso (ASOPAC), con su proyecto: “Guatuso memoria viva del cacao II”
  2. Asociación Masaya, con su proyecto: “Removernos”
  3. Asociación Mujeres Unidas La Españolita de Río Cuarto Grecia, con su proyecto: “Sabores que sanan: mujeres sazonando un buen vivir”
  4. Asociación Comisión Indígena de Mujeres de Talamanca, con su proyecto: “Centro Cultural Mujeres Indígenas guardianas y transmisoras de la cultura Bribri”.

 

Consultaspuntos@dircultura.go.cr

 

Fuente: Dircultura/MCJ

(En la foto, “Aula Cultural e Interactiva en Isla de Chira”, uno de los proyectos impulsados por Puntos de Cultura en el período 2017-2018)

Tags | ,

30

Apr
2018

EnNotícias

PorIberCultura

Feria de iniciativas culturales comunitarias de Costa Rica: un espacio de diálogo e intercambio entre los gestores

En30, Apr 2018 | EnNotícias | PorIberCultura

Fotos: Prensa MCJ

 

Cuarenta gestores comunitarios de distintas regiones de Costa Rica participaron de la Feria de Iniciativas Culturales Comunitarias realizada el pasado viernes (27/04) en el Centro Nacional de Cultura (Cenac), en San José. La jornada, promovida por la Dirección de Cultura del Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) con el apoyo del programa IberCultura Viva, también contó con la entrega de certificados a la primera cohorte del Programa de Formación en Gestión Sociocultural y la presentación del documento “La Ruta de la DC: Gestión sociocultural y participación comunitaria”.

Se presentaron proyectos acompañados por la Dirección de Cultura del MCJ, como “El Bosque de la Marimba”, de Santa Cruz (uno de los ganadores de las convocatorias Beca Taller); el Festival Maleku; el grupo de zancos y juego público del Centro Cívico por la Paz de Garabito; un proceso con población migrante y en condición de refugio en San José; el Museo Arqueológico de Cahuita, Puerto Viejo y Manzanillo, así como exponentes de comidas tradicionales de Limón y Guanacaste.

Además, jóvenes que han participado en algunos talleres y actividades de la Dirección de Cultura de Garabito y Cartago visitaron el despacho de la ministra de Cultura, Sylvie Durán Salvatierra, y compartieron con ella sus experiencias y anécdotas vividas.

 

Balance

En el período 2014-2018, la Dirección de Cultura del Ministerio de Cultura y Juventud de Costa Rica ha enfocado su trabajo en el desarrollo de procesos de asesoría, estímulo y acompañamiento en gestión sociocultural comunitaria, mediante acciones articuladas y participativas, para apoyar el fortalecimiento de personas gestoras y organizaciones socioculturales en el ejercicio de sus derechos culturales.

La ruta de la DC – Gestión sociocultural y participación comunitaria” es el producto de este proceso de construcción colectiva, a partir de la sistematización de la historia de la Dirección de Cultura, sus enfoques conceptuales clave, la caracterización de las iniciativas culturales comunitarias con las cuales se ha trabajado desde su creación, el contexto y los desafíos enfrentados.

La presentación de “La Ruta de la DC”

Como muestra el documento presentado la tarde del viernes, en el Teatro 1887, el rol de la Dirección de Cultura es ser canalizador, referente y mediador con diversas instancias para acompañar y complementar los procesos de gestión sociocultural y participación comunitaria. El Programa de Formación en Gestión Sociocultural, por ejemplo, es desarrollado por la DC en conjunto con las universidades públicas, en respuesta a la demanda de los gestores locales.

El enfoque de la DC comprende la gestión sociocultural como el conjunto de procesos participativos mediante los cuales las personas, grupos, organizaciones e instituciones dialogan, definen, articulan y desarrollan iniciativas culturales comunitarias a partir de la identificación de sus necesidades y oportunidades.

 

Revisa el documento “La Ruta de la DC”: https://bit.ly/2jiv3r6

 

Tags |

27

Apr
2018

EnNotícias

PorIberCultura

Programa Puntos de Cultura de Costa Rica abre convocatoria para proyectos a desarrollarse en 2019

En27, Apr 2018 | EnNotícias | PorIberCultura

La Dirección de Cultura del Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) de Costa Rica abre este viernes (27/04) la cuarta convocatoria de Puntos de Cultura. El programa, lanzado en 2015 en el país, incentiva el ejercicio de los derechos culturales, mediante el reconocimiento a la labor que realizan organizaciones, redes, iniciativas colectivas y espacios socioculturales vinculados con la promoción de la diversidad cultural, la economía social solidaria y la salvaguarda del patrimonio cultural y natural.

“Puntos de Cultura es una oportunidad para fortalecer el trabajo que ya están haciendo las organizaciones socioculturales para el cuido y la transformación de la cultura en sus territorios. Es una herramienta muy eficaz para que se activen y profundicen procesos que ya se vienen desarrollando en las mismas organizaciones”, afirma Fresia Camacho, directora de Cultura del MCJ.

Postulaciones

Los postulantes podrán presentar propuestas hasta un máximo de ¢10.000.000 (diez millones de colones, el equivalente a 17.600 dólares) y cuya ejecución deberá realizarse durante los meses de noviembre 2018 a noviembre 2019. El plazo de inscripciones estará abierto hasta el 27 de julio de 2018.

Pueden participar de la convocatoria las asociaciones, fundaciones, sociedades civiles sin fines de lucro, asociaciones de desarrollo, cooperativas autogestionarias vinculadas con temáticas culturales y Juntas de Educación, Salud, etc. Las organizaciones interesadas deben tener su personería jurídica al día y estar debidamente inscritas en el Registro Público correspondiente. Esto incluye los nombramientos de la Junta Directiva, que también deben estar vigentes.

Categorías

Así como las tres convocatorias anteriores, las categorías del fondo concursable son cuatro: a) arte para la transformación social; b) medios y propuestas de comunicación comunitaria; c) fortalecimiento organizacional, y d) cultura para el buen vivir.

Como criterio de selección se considerará la coherencia entre los objetivos planteados, resultados esperados, las actividades, el cronograma y el presupuesto, así como la estabilidad de la organización en el tiempo y experiencia en la gestión de proyectos y manejo de fondos públicos o privados. También se tomarán en cuenta las contrapartes y la estrategia de sostenibilidad, la temática, el arraigo y la participación comunitaria, además de la distribución por región. Se dará un puntaje adicional a aquellos proyectos que se planteen un trabajo entorno al tema de nuevas masculinidades.

El anuncio de los proyectos seleccionados se realizará hasta el mes de octubre, en las páginas web www.dircultura.go.cr y www.mcj.go.cr.

 

Formulario Puntos de Cultura 2018.

Bases de participación para Programa de Puntos de Cultura 2018-2019.

Reglamento del Programa Puntos de Cultura

 

(Fuente: Dirección de Cultura/MCJ)

*Foto en destaque: Peña Cultural Ramonense, uno de los proyectos vencedores de la convocatoria de Puntos de Cultura 2016-2017, en la categoría “Arte para la transformación social”

Tags | ,

06

Mar
2018

EnNotícias

PorIberCultura

En Costa Rica, la Municipalidad de Jiménez aprueba la Política Cantonal Cultural

En06, Mar 2018 | EnNotícias | PorIberCultura

Texto: Comunicación Dirección de Cultura MCJ-CR
Foto: Federación de Municipalidades de Cartago

 

Desde el 2017 la Federación de Municipalidades de Cartago y la Dirección Regional del Ministerio de Cultura y Juventud junto con la Municipalidad de Jiménez, el Consejo Municipal de Distrito de Tucurrique y grupos culturales de la comunidad, trabajaron en el proyecto de formación para una Política Cantonal Cultural en el cantón de Jiménez.

La cual fue aprobada el lunes 26 de febrero por la Municipalidad de Jiménez, para que el gobierno local pueda orientar el desarrollo de planes y proyectos culturales, así como responder a las necesidades de las organizaciones que trabajan en el área.

De esta forma, la política cantonal respeta los derechos culturales, entendiendo la diversidad de culturas que contribuyen al desarrollo local. Así, se puede crear un espacio en las oficinas municipalidades de gestión cultural que permita incentivar y promover el rescate de tradiciones gastronómicas, de historia, música y celebraciones propias de la provincia.

“Para nosotros es importante contar con este tipo de políticas públicas en cultura porque así definimos lo que queremos a futuro, no solo para nosotros ahora sino para las nuevas generaciones que vienen, y también nos sirve para identificar todas esas cosas que tenemos en el cantón que tal vez pasan desapercibidas porque no están plasmadas en ninguna parte”, comentó Lissette Fernández, alcaldesa de Jiménez.

La Política Cultural de Jiménez se desarrollará en cuatro ejes de trabajo: 1) El fortalecimiento institucional para la gestión cultural cantonal; 2) La gestión de la infraestructura cultural cantonal; 3) La participación ciudadana en la gestión cultural cantonal, y 4) La formación artístico cultural.

Junto a esto, el próximo año, el gobierno local y la Federación de Municipalidades de Cartago desean construir una estrategia de capacitación enfocada en generar destrezas en la formulación, ejecución, evaluación y sistematización de proyectos culturales. Una estrategia de capacitación dirigida a los gobiernos locales afiliados y a las organizaciones culturales de la región.

“Sin embargo, la gestión cultural comunitaria no puede ni debe recaer únicamente en los gobiernos locales, esta es una tarea compartida, que busca potenciar la participación ciudadana en la definición, formulación, ejecución y evaluación de sus propias iniciativas culturales, con el acompañamiento de los gobiernos locales, instituciones públicas, empresas privadas y demás actores involucrados”, añadió Mario Camacho, sociólogo y encargado de la Oficina Regional de Gestión Cultural.

Actualmente la mayoría de municipalidades no cuenta con oficinas de gestión cultural, por lo que se solicitó a los alcaldes (vía acuerdo del Consejo Directivo de la Federación) que asignaran a una persona para que asistiera permanentemente a las reuniones de este foro cultural durante el 2017; con el fin de motivarlos e invitarlos a crear políticas como estas en sus comunidades.

Fuente: www.dircultura.go.cr

 

Tags |

26

Sep
2017

EnNotícias

PorIberCultura

Costa Rica anuncia los proyectos seleccionados en la 3ª convocatoria de Puntos de Cultura

En26, Sep 2017 | EnNotícias | PorIberCultura

Texto y fotos: Comunicación Dirección de Cultura MCJ-CR

Intercambios de saberes, salvaguarda del entorno natural y cultural, festivales comunitarios, arte en comunidades vulnerables, apropiación de espacios públicos en el centro de San José, e incluso un intercambio entre pueblos originarios del sur de Costa Rica y Panamá, forman parte de los 21 proyectos seleccionados por el fondo concursable “Puntos de Cultura” en su tercera edición, los cuales se empezarán a ejecutar desde noviembre de este año, y hasta finales del 2018.

El fondo, administrado por la Dirección de Cultura del Ministerio de Cultura y Juventud, es un programa de estímulos y sinergias orientado al fortalecimiento de las organizaciones, redes, iniciativas colectivas y espacios socioculturales vinculados con la promoción de la diversidad cultural, la economía social solidaria y la salvaguarda del patrimonio cultural y natural.

“Para mi organización estar seleccionada como Punto de Cultura es una forma de hacer democracia, es una forma de empoderar a las mujeres, es un respaldo a todo ese esfuerzo cultural que las mujeres rurales hemos venido haciendo toda la vida”, señaló Matilde Gómez, representante de la Red Sancarleña de Mujeres Rurales.

La tercera edición de este fondo concursable recibió 43 propuestas de proyectos, de los cuales se seleccionaron 21 como ganadores, estos recibirán el fondo para ser ejecutado durante el período 2017 – 2018.

Las organizaciones socioculturales seleccionadas recibirán hasta un máximo de 10 millones de colones (alrededor de 17.000 dólares), según las necesidades y presupuestos establecidos en los proyectos. En total, se entregarán 190,5 millones de colones (cerca de 330.000 dólares) distribuidos entre los 21 proyectos.

Los proyectos ganadores están distribuidos en las categorías de:

  • Cultura para el Buen Vivir: 7 proyectos
  • Medios y Propuestas de Comunicación Comunitaria: 1 proyecto
  • Arte para la Transformación Social: 8 proyectos
  • Fortalecimiento Organizacional: 5 proyectos

La ejecución de estos proyectos  seleccionados representará un beneficio a gran variedad de comunidades de San José (5), Heredia (2), Limón (1), Zona Sur (2), Nacional (1), Zona Norte (4), Puntarenas (3), Cartago (1) y Guanacaste (2).

Uno de las grandes apuestas de esta edición es el proyecto de la Asociación de Artistas y Creadores de Monteverde, cuyo objetivo consiste en desarrollar en los grupos e iniciativas culturales existentes en Monteverde capacidades de planificación, gestión cultural e integración de esfuerzos, con el fin de contribuir en la integración de una comunidad con alta diversidad y riqueza de expresión artística.

“Puntos de Cultura cree que la mejor manera de propiciar la vitalidad de los procesos culturales comunitarios es apostando por esas iniciativas y proyectos que existían desde antes, desarrollados por grupos, redes, y distintos tipos de organizaciones socioculturales. Es en esa fuerza viva que nace la posibilidad de la transformación cultural y el cuido de la convivencia, la identidad y el ambiente.  Además, Puntos refuerza los derechos culturales al reconocer el protagonismo de la participación civil.”, señala Fresia Camacho, Directora de Cultura del MCJ.

La escogencia de los proyectos fue realizada por la Comisión Seleccionadora compuesta por representantes de la Dirección de Cultura del MCJ, universidades públicas y organizaciones culturales inscritas en el SiCultura (Sistema de Información Cultural del MCJ).

Proyectos seleccionados

  1.    Asociación Cultural de Guácimo Respirarte, con su proyecto: “Desde la raíz articulando arte y comunidad”, en la provincia de Limón.
  2.    Asociación Para el Desarrollo Empresarial para las Mujeres de Acosta, con su proyecto: “Creando espacios socioeducativos y culturales en la casa de la mujer de Acosta”, en la provincia de San José.
  3.    Asociación de Desarrollo Integral San Jerónimo de Esparza, con su proyecto: “Semillas Artísticas Esparzanas”, en la provincia de Puntarenas.
  4.    Liceo Ambientalista , con su proyecto:  “Aula a cielo abierto para el desarrollo de una cultura ambiental”, en el cantón de Sarapiquí de la provincia de Heredia.
  5.    Guanared, con su proyecto: “El telar en movimiento”. Un proyecto de alcance nacional.
  6.    FECON (Federación Costarricense para la Conservación del ambiente), con su proyecto: “Cultura, árboles, semillas” en la Zona Norte.
  7.    World Vision Costa Rica, con su proyecto: “Pazarte: Transferencia de la cultura de paz entre jóvenes utilizando la comunicación y el arte como vehículos de promoción social” en la Zona Norte.
  8. Asociación Administradora del Acueducto Rural de Poás y Barrio Corazón de Jesús, Aserrí, con su proyecto: “Recreos Pasados por Agua II edición 2018” en San José.
  9. ADEPA, con su proyecto: “Santo Domingo Cultural” en Heredia.
  10.  Pausa Urbana, con su proyecto: “La noche vive la plaza” en San José.
  11.  ARS Monteverde, con su proyecto: “Tejiendo Cultura en Monteverde” en Puntarenas.
  12.   Asociación Renuevos, con su proyecto:    “Generando procesos de autoencuentro y autoconocimiento para los niños, niñas y jóvenes de la Carpio”, en San José.
  13.  Asociación Patriótica Específica de Purral, con su proyecto: “Fortalecimiento de la Casa de La Cultura Purral APEP II Etapa” en San José.
  14.  Asociación Cámara de Turismo Río Zapote, con su proyecto:  “Fiesta Cultural Upala Casa Grande” en la Zona Norte.
  15.  FUNLEER, con su proyecto: “Verde que te quiero verde” en Cartago.
  16.  Asociación de desarrollo para la inclusión social y vida independiente de las personas con discapacidad del Cantón de Coto Brus, Puntarenas, con su proyecto: “La discapacidad en vuelo” en la Zona Sur.
  17.  Asociación de Desarrollo Especifica de Cultura Popular de Playas del Coco, con su proyecto: “El Coco, Construyendo Cultura” en Guanacaste.
  18.  Asociación Red Sancarleña de Mujeres Rurales, con su proyecto: “Santuario de Semillas como la Gastronomía Rural” de la Zona Norte.
  19.  Mujeres Mano de Tigre, Orcuo Dobön, con su proyecto: “Fortalecimiento de la Cultura Térraba” en la Zona Sur.
  20.  La voz de Guanacaste, con su proyecto: “Cine en mi Barrio” en Guanacaste.
  21.  Asociación de Desarrollo Integral Isla de Chira, con su proyecto: “Aula Cultural e Interactiva Isla de Chira” en Puntarenas.

Más información: puntos@dircultura.go.cr

Tags | , ,

30

Aug
2017

EnNotícias

PorIberCultura

Encuentro de Puntos de Cultura en Costa Rica da inicio al intercambio de gestores públicos

En30, Aug 2017 | EnNotícias | PorIberCultura

(Fotos: DirCultura/MCJ)

Del 10 al 14 de julio se llevó a cabo en San José, Costa Rica, la primera experiencia de intercambio entre países integrantes del Consejo Intergubernamental IberCultura Viva. Diego Benhabib y Estefanía Lay Guerra, respectivamente coordinadores de los programas Puntos de Cultura de Argentina y Perú, participaron en un encuentro de Puntos de Cultura costarricenses que reunió representantes de la sociedad civil y miembros de los equipos de los Departamentos de Fomento Cultural y Promoción Cultural de la Dirección de Cultura del Ministerio de Cultura y Juventud.

La propuesta de trabajo colaborativo tuvo como eje central la posibilidad de generar una base para la creación de una red de Puntos de Cultura en Costa Rica. “El objetivo fue intercambiar experiencias y conocimientos, saber cómo han conformado la red en Argentina y Perú y que los gestores de Puntos de Cultura en Costa Rica nos comentaran cómo se lo imaginan ellos”, sostuvo Irene Morales, coordinadora del Departamento de Fomento Cultural, que estuvo presente en este espacio de diálogo al lado de Fresia Camacho Rojas, directora de Cultura del Ministerio de Cultura y Juventud.

La peruana Estefanía Lay y el argentino Diego Benhabib

El trabajo conjunto

La reunión de capacitación constó de tres días de trabajo. Para el coordinador del programa Puntos de Cultura del Ministerio de Cultura de Argentina, Diego Benhabib, el encuentro permitió un diálogo en torno a cómo armar la red nacional de Puntos de Cultura en sus distintas fases y componentes, que van desde las convocatorias hasta la metodología.

“Desde Argentina venimos a aportar nuestra experiencia, pues el año pasado conformamos la Comisión Nacional de Puntos de Cultura, que es un ámbito de representación de todos los Puntos de Cultura de Argentina, de la Red Nacional de Puntos de Cultura que hoy día tiene 650 organizaciones participantes”, detalló Benhabib.

El objetivo de dicha comisión es trabajar en conjunto con el programa Puntos de Cultura para mejorar la política y participar de un Consejo Comunal Comunitario que se proponga pensar una política nacional de cultura comunitaria a mediano y largo plazo.

Por su parte, Estefanía Lay, coordinadora de Proyectos y Gestión Cultural para Puntos de Cultura del Ministerio de Cultura de Perú, señaló que fue un experiencia provechosa que le permite a cada país sentarse a sistematizar el avance de la labor de cada entidad.

Las lecciones

Según Lay, previo al intercambio se realizó un balance de los resultados, que luego generó lecciones y recomendaciones. A partir de ahí, se pudo contrastar la experiencia propia con la de Argentina y Costa Rica para ver cómo se puede adaptar y qué se puede incorporar.

“En el caso de Argentina tiene un desarrollo más grande; en Perú está muy acentuada la acción participativa y ahora tenemos que dar ese salto a la gestión de redes; Costa Rica tiene ese ímpetu de querer hacerlo y aprender de estas dos referencias”, destacó Lay.

La gestora cultural peruana indicó que algo muy rico de Ibercultura Viva y de la lógica de las políticas de base comunitaria es que frente a otros sectores -cuya lógica es  “esto es mío, y yo lo sé hacer y no quiero que alguien más lo haga”-, los Puntos de Cultura poseen el principio de compartir las lecciones del proceso y sus avances para cruzar información.

Las alianzas

En este encuentro en Costa Rica, el objetivo general fue abrir un espacio de reflexión a nivel conceptual y metodológico sobre las implicaciones de una red de Puntos de Cultura (que incluya la información, la gestión del conocimiento, la comunicación) y los roles de los actores involucrados en las etapas del proceso.

La Dirección de Cultura requiere de apoyo técnico y conocimiento de cómo ha sido la experiencia de construcción en otros países de una red de Puntos de Cultura, fundamentado en la necesidad de constituirse en un espacio de alianzas y fortalecimiento de las organizaciones socioculturales.

“Aún cuando las organizaciones ya no sean partícipes del fondo (Puntos de Cultura), siguen siendo parte de un tejido social y cultural que permite un intercambio de experiencias y conocimientos, que a su vez genera alianzas para robustecer sus respectivos proyectos”, dijo Irene Morales.

Para tales fines, la Dirección de Cultura debe crear un mecanismo inicial para la articulación de la red, que luego pueda desarrollarse de manera independiente, pues los gestores se apropiarán de una parte importante de este proceso de interrelación. “Buscamos construir, de manera conjunta, una nueva forma de articulación entre el Estado y las organizaciones”, indicó Morales.

De acuerdo con la coordinadora, las organizaciones de zonas rurales e incluso de la Gran Área Metropolitana (GAM) trabajan “con las uñas, con muchas carencias económicas, poniendo mucho de su tiempo y nos parece muy importante que la Dirección de Cultura promueva esta plataforma de articulación, como un medio para el fortalecimiento de estas iniciativas”.

El intercambio

Los procesos de intercambio de los países miembro del Consejo Intergubernamental están entre las acciones estratégicas del programa IberCultura Viva para este año, con vistas al fortalecimiento institucional de las políticas de base cultural comunitaria en la región iberoamericana.

El encuentro de Puntos de Cultura en Costa Rica fue la primera experiencia del programa en este sentido. La segunda se dio también en el mes de julio, entre los días 19 y 28, con la visita de la consultora de comunicación de IberCultura Viva a cuatro ciudades de Chile (Santiago, Valparaíso, La Serena y Concepción).

Además de encuentros con los equipos regionales del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), se realizaron encuentros con algunos representantes de organizaciones culturales comunitarias (OCC) con el fin de visibilizar las iniciativas desarrolladas por las OCC en las diferentes regiones del país.

Lea también:

Informe del encuentro Costa Rica-Argentina-Perú

Tags | ,

28

Aug
2017

EnNotícias

PorIberCultura

Programa “Somos Cultura” entra en la programación del Canal Iberoamericano

En28, Aug 2017 | EnNotícias | PorIberCultura

Desde agosto, el programa de televisión Somos Cultura, coproducido por el Sistema Nacional de Radio y Televisión (SINART) y la Dirección de Cultura del Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) de Costa Rica, forma parte de la programación del Canal Iberoamericano (“Señal que nos une”), y estará disponible para reproducción y descarga en la plataforma digital ibe.tv

Somos Cultura nació con el fin de acercar a las audiencias de los medios estatales con las dinámicas y la pluralidad de las comunidades, prácticas sociales y diversidad cultural, historia y tradiciones. El programa invita a la audiencia a viajar por las diferentes comunidades del territorio nacional y conocer así a la Costa Rica diversa, multiétnica, y colmada de expresiones culturales.

Para Sylvie Durán Salvatierra, ministra de Cultura y Juventud, Somos Cultura forma parte de un “grupo de proyectos virtuosos de articulación entre el ministerio, como ente rector del sector audiovisual, y el SINART, que son fundamentales para promover la diversidad cultural de Costa Rica”. La revista se transmite desde el 26 de agosto de 2016 en Canal Trece (20 en televisión digital abierta), los viernes a las 7:30 de la noche.

El Canal Iberoamericano -satelital- y el portal digital ibe.tv son las principales plataformas de difusión del Programa de la Televisión Educativa y Cultural Iberoamericana (TEIb) y la Asociación de las Televisiones Educativas y Culturales Iberoamericanas (ATEI). Fueron creados para contribuir a la construcción de un relato compartido en el espacio audiovisual iberoamericano, ayudar a fortalecer el trabajo de las televisiones de servicio público de la región. Ambas plataformas constituyen una televisión de televisiones: una ventana satelital y una ventana de TV On-line, de estructura y dimensión iberoamericana.

 

Fuente: SINART/MCJ

 

Tags | ,

21

Jun
2017

EnNotícias

PorIberCultura

Fresia Camacho: “Nuestras expresiones culturales se parecen a un bosque biodiverso, el humus efervescente”

En21, Jun 2017 | EnNotícias | PorIberCultura

Texto y fotos: Comunicación Dirección de Cultura MCJ-CR

Desde hace tres años, Fresia Camacho está a la cabeza de la Dirección de Cultura (DC) del Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) de Costa Rica y al hablar sobre la labor de la instancia dedicada a la gestión, fomento y acompañamiento a las organizaciones culturales comunitarias, utiliza la metáfora de que la cultura es como un bosque diverso.

“Nuestras expresiones culturales se parecen a un bosque biodiverso: la diferencia entre un monocultivo y un bosque diverso está en el tejido de la vida; el bosque biodiverso se manifiesta desde lo que está en la tierra, el humus efervescente pero que ni se ve que está, pero está y con solo una lupa se pueden ver los bichitos trabajando y después las plantas más grandes y más grandes y los árboles y todos están como en esa convivencia muy voluptuosa, la cultural es igual”, expresó la funcionaria.

Para Camacho, la vivencia cultural de las comunidades es efervescente, con capacidad de regeneración. Y si te acercás, podés identificar las historias de quiénes son sus actores con y cuáles son los valores que se están cuidando como la solidaridad, el cuido de la vida en todas sus manifestaciones y el cultivo de los vínculos.

“Ahora hay tantos colectivos que hacen cosas en los espacios públicos, caminatas, cleteadas, a las orillas de los ríos, ferias, festivales. Lo que prima es la fiesta de la cultura, por eso hay que reconocer la importancia del encuentro. Hay que estimular esa corriente”, continuó Camacho.

¿Cuál es la línea política en la cual se inserta la labor de la Dirección de Cultura?

Cuando entré a la Dirección de Cultura venía trabajando con las organizaciones culturales, especialmente con el movimiento Cultura Viva Comunitaria y en una época muy dinámica porque fueron los años de la elaboración de la política (de derechos culturales) que fue participativa y otras organizaciones que se tomaron muy en serio el tema de participar en esa elaboración. Hubo muchos espacios de reflexión además conectados a nivel continental con gestores como el brasileño Celio Turino y el colombiano Jorge Melguizo, que habían tenido al frente políticas públicas que trabajaron con las comunidades. Fue muy rica esa fase de discusión. Hubo encuentros nacionales e internacionales, charlas, conversaciones, fue elaborándose una agenda continental que emerge en cada espacio de reflexión.

¿Cuáles son los aspectos de esa agenda?

Uno tiene que ver con reconocimiento y visibilidad de las iniciativas culturales comunitarias organizadas. Porque las políticas culturales habían considerado, hasta muy recientemente, al Estado como hacedor de cultura y como el que lleva la cultura a las comunidades. Y estaba bastante invisibilizado el hecho de que en las comunidades hay iniciativas culturales que están dinamizando la cultura de abajo hacia arriba. Eso se traduce en mapeos, inventarios de todos esos sujetos culturales activos, que están conscientemente trabajando en procesos e iniciativos culturales. El segundo tema son los recursos, con la ausencia de estímulos por parte del Estado para ese tipo de iniciativas, porque las grandes inversiones se hacían en otros campos y además, en el caso de Costa Rica, una inversión muy concentrada en la Gran Área Metropolitana y una falta de inversión en el resto del territorio. En todos esos procesos que existen a pesar de o por la misma ausencia del Estado se da que la gente se autorganiza para hacer sus cosas cuando el Estado no está presente, surgen otras maneras de resolver las necesidades.

¿El Estado debe acuerpar estas iniciativas?

Yo hice un diagnóstico hace unos diez años, y la gente decía: “trabajamos con las uñas y pareciera como si no existiéramos, como si fuéramos invisibles para la política pública”. El tema de los estímulos, de los recursos, de los procedimientos entrabados para poder hacer las cosas, es decir, que el Estado dialoga consigo mismo en términos de ordenar su funcionamiento de una manera que muchas veces es ajena y no sensible a las dinámicas culturales de las comunidades: hacer los trámites, sacar los permisos se convierte en una odisea. El tema de la simplificación de trámites era otro desafío muy grande. También el tema de la formación: las organizaciones están trabajando, hacen las cosas por pasión, por amor a la comunidad, pero necesitan formación para tener mejores herramientas, espacios de gestión del conocimiento e intercambio de experiencias, porque es vital ese crecimiento del trabajo a partir de estar mejor preparados para encararlo. El otro tema es el de las municipalidades que habían sido muy sordas a esas demandas y necesidades y cuando se establecía una política cultural en una municipalidad no se hacía de manera participativa, sino que se hacía en una oficina que muchas veces se dedicaba a la producción de eventos y otra vez se invisibilizaba ese tejido cultural organizado. Además el tema de redes, de la importancia del trabajo colaborativo, del trabajo en red, de la importancia de establecer vínculos, de trabajar en alianzas, de manera conjunta, de romper esas sorderas, esos aislamientos de los diferentes sectores en función de objetivos que son comunes. También está el tema de economía y cultura, de los emprendedores, de la gente que quiere vivir como gestor cultural o con su emprendimiento cultural pero no encuentra la manera de articularlo para tener una vida digna desde ahí. Llámese los artistas, los gestores de iniciativas culturales de diferentes tipos desde la comunidad.

¿Estas dimensiones se convierten en una guía integral para el trabajo de la Dirección de Cultura?

Una de las primeras cosas que para mí fue clara, en términos de la vida de las comunidades y sus organizaciones en el campo cultural, es que no sirve mucho segmentar, hacer políticas separadas, tener ofertas muy diferenciadas para la comunidad porque en las comunidades los procesos son holísticos, están conectados. No sirve mucho compartimentar en solo para patrimonio inmaterial, solo para los museos, solo para gestión de procesos de convivencia y paz, entre otros, porque las organizaciones culturales comunitarias lo que hacen es ir hilvanando esos elementos. Son visiones integradoras y que además están en transformación, no son estáticas ni rígidas. El Estado tiende a poner todo en cajas, ordenado como en grandes estancos pero en la vida de la comunidad, la vivencia de la cultura se va tejiendo en las diferentes dimensiones. Lo que convenía era estructurar unas propuestas que atiendan esa realidad rica y compleja tal cual es. En la medida que ellos logran comprender el tema de la interculturalidad y las riquezas culturales que existen en su entorno, empiezan de manera muy creativa a ir tejiendo estrategias. Es muy importante la reflexión y la formación, porque muchas iniciativas culturales como las casas de la cultura, están hechas a la vieja usanza, con el viejo modelo. El rol del Estado es enriquecer la mente, las prácticas y los quehaceres, el diálogo con los protagonistas, los actores clave; es acompañar, identificar, reconocer, visibilizar, estimular a esos actores claves porque cuando el Estado se sale, quien queda trabajando en la comunidad es la propia organización comunitaria.

¿El Estado debe salirse?

Claro, porque la labor del Estado es de acompañamiento, de asesoría, de fortalecimiento de capacidades y visibilización porque es lo que requieren las organizaciones para hacer mejor su trabajo. Es muy interesante que las declaratorias de interés cultural, por ejemplo, a pesar de que no tienen asociado un beneficio concreto, en sí misma son simbólicas y son apetecidas por muchos grupos porque son una llave que abre muchas puertas.

¿Cómo plantea la Dirección de Cultura el abordaje práctico de esos ejes?

La Dirección de Cultura se pregunta cuál es su rol en las comunidades, porque contamos con recursos humanos y económicos escasos. En dónde nos ponemos en ese árbol de la diversidad, ¿me pongo en las ramas donde está un gestor, una expresión, un portador de tradición o en las ramas más gruesas donde hay un conjunto de instituciones y organizaciones, empresas que pueden aportar en el fortalecimiento de ese tejido? Ese ha sido un cambio en el enfoque que ha permitido que pongamos mayor atención a lo ver lo que existe en las regiones y cómo nos acompañamos. ¿Cuáles son esos otros pares que están trabajando fortaleciendo esas manifestaciones culturales y cómo apoyamos a esos protagonistas de manera articulada, en alianza, en un tejido más sólido? Esto coincide con las nuevas leyes del Ministerio de Planificación (Mideplan), del Instituto de Desarrollo Rural (INDER), donde se habla de los territorios y de los consejos de territorios. Nos reconocemos como un actor clave en ese tejido. Ha habido un cambio suave, porque estamos hablando de personas que ya vienen haciendo un trabajo comprometido y con cariño. El enfoque es tener mayor influencia y presencia a pesar de tener recursos escasos, como por ejemplo, al crear el fondo Puntos de Cultura que nos permite hacer una inyección muy fuerte a organizaciones socioculturales, mapearlas, porque es una diversidad enorme de iniciativas. La idea del fondo no es solo que sea un estímulo económico sino crear una red, eso es lo más importante, que permite establecer ese vínculo entre todas esas organizaciones y de alguna manera acreditarlas como motores culturales importantes; es decir, reconocer su protagonismo, propiciar la conexión y el trabajo en red, e identificar recursos y otros valores agregamos para potenciar su trabajo. Esa es una fuerza vital impresionante que está en todo el país. Es muy importante en términos de la política de derechos culturales porque contribuye de manera central a la desconcentración.
También le inyectamos recursos a Becas Taller, porque Puntos de Cultura excluye a organizaciones que no tienen personería jurídica, entonces estas becas son un excelente complemento porque son para personas o colectivos, que no importa si no tiene personería jurídica. Además procuramos que los gestores culturales de las regiones tengan mejores recursos, entonces estamos integrando los equipos regionales, casas de cultura, los centros cívicos para la Paz y este año estamos logrando que todos se vean como un mismo equipo. Sabíamos que teníamos que hacer para vencer esa sensación de soledad que tenían los compañeros en el territorio.

Esta posibilidad de encauzar estos procesos, ¿cómo hacer para que no se burocraticen, sino que sean un círculo virtuoso?

Hay gente que piensa que la autosostenibilidad es jugársela sola con mis propios recursos, pero yo no estoy de acuerdo con eso. Cuando uno ve organizaciones autosostenibles tienen muy clara su visión, el sueño que quieren construir y han logrado conformar un equipo de trabajo para luchar juntos por ese sueño; que además está conectado con las necesidades de una comunidad, es pertinente para la vida de una comunidad, de una región y es capaz de identificar las posibles fuentes de recursos e ir tejiendo eso para lograr ese sueño. Lo que pasaba históricamente y todavía pasa es que las instituciones llegaban con sus propias ofertas y las comunidades no tenían tan precisas sus visiones y unas señoras que querían hacer cerámica terminaban aprendiendo a hacer pan.

Responde a una demanda de las mismas comunidades, es orgánico…

Te pongo otro ejemplo: La Peña de San Ramón ha sido autosostenible toda la vida; ahora tiene un Punto de Cultura, en algún momento la Universidad daba recursos, los vecinos, el comercio del centro de la ciudad…La Peña empezó con un espacio de expresión artística, como una velada cultural, ahora tiene feria de emprendedores, espacios para juego, cine comunitario y se va transformando permanentemente. La iniciativa Pausa Urbana es otro ejemplo muy lindo. ¿Qué es lo que permite que ellos no se endurezcan? Que tienen muy claros sus sueños, que siguen defendiéndolos, pero el hecho de que ellos se logren armar con el programa de formación, de herramientas, con acceso a recursos, va a hacer que quieran hacer Pausa Urbana en otros parques, en otras ciudades o que Pausa Urbana ya no solo sea un espacio cultural sino una feria, incluso se transforman en proyectos que desde la institucionalidad es inimaginable.

En este mismo sentido, ¿cómo ha ido cambiando la visión de Premios Nacionales?

Está conectado con esta gran discusión de la política pública; en el caso de Premios Nacionales también fue impactado por esas reflexiones, porque la nueva ley lo que hace es democratizar el estímulo. Por un lado la conformación de los jurados, porque el hecho de que diferentes instancias deleguen personas hace que la visión de los jurados sean mucho más amplia e imprevisible de lo que era antes; por el otro, nacieron premios que no existían: gestión cultural e investigación cultural, que vienen a legitimar la importancia de los procesos socioculturales, que es el enfoque del trabajo de la Dirección de Cultura. Lo interesante con la cultura comunitaria es que tienen una visión muy global de cultura que tiene que ver con el bien común, con valores de solidaridad, de cuido, de la naturaleza, de convivencia. Lideran el ejercicio de los derechos culturales de poner la vida en el centro. Estamos cambiando el paradigma.

¿La gente reconoce esos cambios pero es lento?

Es que requiere que la ciudadanía tenga un mayor compromiso, entonces es algo que nos va a llevar tiempo. Pero nosotros decidimos abrir el espacio y gestionar para que la gente participe, ahora hay que andar promoviendo la integración de los jurados de premios nacionales de cultura, pero dentro de unos años la gente va a estar acostumbrada a integrar estas instancias y se va a sentir comprometida e identificada con esos procesos.

¿La Dirección de Cultura se ha propuesto acompañar a sectores vulnerables, en concordancia con lo establecido por la política cultural?

Totalmente. Ese fue el énfasis en el Plan Nacional de Desarrollo. Nosotros nos pusimos metas que tengan que ver con poblaciones que requieran especial atención. El trabajo con comunidades indígenas ya se venía haciendo, pero visibilizamos ese aporte, con comunidades vulnerables, que lo ligamos a lo urbano, y cantones prioritarios que tienen el índice de desarrollo más bajo. Dar acompañamiento a adultos mayores, comunidades indígenas, personas con discapacidad, mujeres, a poblaciones y territorios que han sido excluídos. Esta debe ser la prioridad de la política cultural.

¿Cuáles son los desafíos de la Dirección de Cultura?

Hay desafíos que trascienden a la Dirección de Cultura, que tienen que ver con cómo las instituciones pertinentes se hacen cargo de esas agendas. La Dirección de Cultura sigue siendo el programa más chiquito del Ministerio -a pesar de que ha crecido en recursos- pues la inversión está puesta en otras instancias. Es un desafío del Ministerio, y no solo del Ministerio, de la institucionalidad. Por ejemplo, en el campo de la educación, el MEP debe liderar los procesos de educación y cultura con el acompañamiento del Ministerio de Cultura, y ya hay pasos que se están dando en esta dirección. Otro de los factores que se detectó en el proceso de elaboración de la política es el tema de la desarticulación entre las instancias del ministerio, entonces en la medida que logremos articular mejor va a poder ser mejor atendida esa agenda. Como dice la ministra, el  trabajo conjunto es el leitmotiv de esta época, la sinergia, las relaciones colaborativas y el trabajo conjunto con la sociedad civil, romper las barreras, y que todas las personas todos los que estamos interesadas en los mismos objetivos, trabajemos juntas para lograrlo. Esa es la herramienta más poderosa que podamos tener.

 

Tags |