Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

Experiencias

Vichama: el teatro como afirmación de la identidad colectivaVichama: el teatro como afirmación de la identidad colectivaVichama: el teatro como afirmación de la identidad colectivaVichama: el teatro como afirmación de la identidad colectiva

Por IberCultura

En14, Oct 2015 | En | PorIberCultura

Vichama: el teatro como afirmación de la identidad colectiva

“Si la cultura fuera entendida sólo como un producto, un sinónimo de modernización o negocios, la gente se quedaría fuera del escenario”. César Escuza sabía bien lo que decía cuando afirmó eso en el lanzamiento del programa Puntos de Cultura en Perú, en agosto de 2012. El Vichama Teatro, el grupo que él mismo creó en 1983 en Villa El Salvador (Lima, Perú), ha demostrado en la práctica que la cultura viva no es algo que se inserta, que se instala, sino “algo que es, que está y vive con la comunidad”. Algo que pone la gente dentro del escenario, en todos los sentidos.

“Poner a la gente en escena es hablar de su protagonismo desde sus territorios, de su autonomía, empoderamiento y desarrollo cultural ético, estético y económico”, reafirma el director teatral, pedagogo y gestor cultural que propone un teatro estrechamente ligado al contexto social y político de la comunidad, como una afirmación de la identidad colectiva. En definitiva cuando se le quita a la sociedad sus herramientas más preciosas, su autonomía y su protagonismo, ¿qué es lo que resta? ¿Cuál es el sentido?

Nacido en Huancayo, a 300 km de la capital peruana, César Escuza pasó gran parte de su adolescencia huyendo del escenario debido a una experiencia desagradable: a los 11 años le dieron el papel de soldado herido, justo a él, que había padecido poliomielitis. Después de mucho tiempo, decidido a enfrentar el trauma, se presentó a una escuela para estudiar actuación. No lo aceptaron. Entonces él mismo inventó una puerta para abrir. Creó un grupo de teatro y encontró “una manera de vivir”. Y pasó a preguntarse, con una amplia sonrisa, si debería o no agradecer al profesor que tuvo la mala idea de darle el papel de soldado herido. Tal vez, si no hubiera pasado por la crisis, no habría descubierto lo que lo mueve.

vichama-roda

Primeros tiempos

Fundado el 20 de junio de 1983, el grupo empezó como un laboratorio de teatro en Villa El Salvador, como parte de un taller de artes escénicas del Centro de Comunicación Popular. En 1993 asumió el nombre de Vichama y desde entonces el proyecto ha logrado consolidar algunos espacios fundamentales para su acción: el laboratorio de teatro, el centro cultural y la escuela de alfabetización intercultural.

En el laboratorio, eje central del grupo, se han formado generaciones de actores y surgido decenas de espectáculos que han dado la vuelta al mundo. En el centro cultural, un promedio anual de 30,000 personas asisten a presentaciones de teatro, narración de cuentos, títeres, circo, danza, música y cine, entre otros. La escuela de alfabetización intercultural, a su vez, desarrolla una labor pedagógica emancipadora de arte-educación con los niños y adolescentes de diversas comunidades.

Actualmente hace parte del proyecto un equipo permanente de 10 a 12 personas (jóvenes y adultos). Así, con la participación activa de unos 25 jóvenes y cerca de 40 niñas/os, cumplen y desarrollan sus objetivos y acciones: la creación y difusión de obras de teatro, los talleres formativos dirigidos a niños, jóvenes, docentes, activistas culturales, vecinos de la comunidad, y también labores de autogestión.

Para Vichama el teatro es un “laboratorio de vida”, un espacio de creación, “un espacio que permite meditar y actuar sobre la historia”. El grupo ve el arte como una manera de estar en el mundo, como un medio para transformar las relaciones humanas. “Nuestro arte implica activamente a la comunidad a fin de hacer reflexionar sobre sus valores, su identidad y los medios para actuar sobre ella”, afirman ellos en su sitio web, sobre su busca por un teatro “visionario, sanador, pedagógico, transformador, que contribuya a recuperar lo que de humano estamos perdiendo.”

15904315606_eee996b63e_k

Tres preguntas para César Escuza

1.¿Cuándo se dio cuenta de que era fundamental trabajar en la comunidad, con la comunidad, para la comunidad?  ¿Tuvo desde siempre la conciencia de que el teatro era una manera de hacerse parte de la comunidad, no solo para representar, sino para expresarse?

cesar-vichama-foto-daggiana-gomez1

Cesar es director del grupo Vichama. Foto: Daggiana Gomez

Vengo de una región donde el sentido de comunidad, de pertenecer, de actuar en comunidad, es parte de la vida de la gente (la región de Junin, Huancayo). Y al llegar a Villa El Salvador me encontré con una comunidad urbana autogestionaria, uno de los espacios de encuentro intercultural – de nuestras culturas quechuas, aimaras, y amazónicas –  con la cual me identifiqué rápidamente. Y el teatro lo que hizo de una manera fue expresar esta pertenencia y sentido comunitario, pero también hizo de mí un hombre de teatro que se expresa y construye desde el teatro en comunidad.

2. He visto un vídeo en que usted cuenta su comienzo en el teatro, el deseo de ingresar en un grupo y la negativa que recibió, debido a una discapacidad. ¿Construir esa posibilidad en la vida era algo que le parecía fundamental?

Debo precisar que no era ingresar a un grupo sino postular a un centro de estudios profesionales para estudiar teatro y me mencionaron que por mi condición física era imposible, se me negó esa posibilidad. Lo cual hizo que me reafirmara en la necesidad de afirmar mi labor en el teatro de grupo y en relación permanente con comunidades.

 3.En agosto, cuando estuvo en el Encuentro Ajayu, en São Paulo, usted dijo que se sentía alimentado, nutrido, cada vez que se encontraba con los hermanos de la cultura viva. Es eso lo que motiva a seguir luchando, ¿la conexión con otras personas, comunidades, provincias, naciones?

El participar de un encuentro de Cultura Viva Comunitaria y de la Red Latinoamericana de Teatro en Comunidad, que agrupa a decenas de grupos de teatro latinoamericanos, y de la cual somos fundadores y miembros, nos alimenta, nos fortalece e impulsa para seguir soñando, creando, compartiendo y empoderando nuestra labor en comunidad. Estos encuentros nos enraízan más y vinculan dialógicamente a otras raíces hermanas que nos nutren con su sabia y con las cuales compartimos nuestra experiencia. Crecemos hacia abajo fortaleciendo nuestras raíces, lo cual nos permite crecer de una manera más diversa, sostenida y sustentable. Somos unos convencidos y convencidas de que actuando en red, se potencia y multiplica nuestra labor y la de nuestros aliados y ha permitido que nuestra experiencia se multiplique en nuestra comunidad y otras comunidades las cuales la han hecho suya con sus propias particularidades e identidades.

 

(**Texto publicado el 14 de octubre de 2015)

aguas06

Asista el video en que César Escuza habla sobre el Vichama Teatro

Lea también:

“Renacer en el teatro”, por Daggiana Gómez

Sepa más:

www.vichama.org/

www.facebook.com/teatro.vichama