Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

Experiencias

Silvia Bove, la profesora en artes plásticas que se enamoró del teatro comunitarioSilvia Bove, la profesora en artes plásticas que se enamoró del teatro comunitarioSilvia Bove, la profesora en artes plásticas que se enamoró del teatro comunitarioSilvia Bove, la profesora en artes plásticas que se enamoró del teatro comunitario

Por IberCultura

En07, Dec 2015 | En | PorIberCultura

Silvia Bove, la profesora en artes plásticas que se enamoró del teatro comunitario

silvia-bove-perfilSilvia Bove no pensaba que se dedicaría a la labor comunitaria cuando comenzó a estudiar artes. Creía que iba a ser docente como su madre, ya que eso le divertía, pero acabó dándose cuenta que no era una persona que mira para un costado, al contrario. “Grandes satisfacciones me avisan que voy por buen camino y confirman que no podemos ser endogámicos”, afirma.

Licenciada en artes plásticas de la Universidad Nacional de Cuyo, Silvia trabaja en el área de investigación y ludoteca del Museo Provincial de Bellas Artes Emiliano Guiñazú – Casa de Fader – en Mendoza, Argentina. También es presidenta de la Asociación Civil Chacras para Todos, que actúa en la provincia desde el 2008 y fue declarada en 2012 Círculo de Cultura (el equivalente a un Pontão de Cultura en el modelo brasileño) de teatro comunitario.

Su relación con la comunidad, cuenta, se dio de manera natural, desde la infancia, sobre todo con su madre, que era muy comprometida con su alrededor. “Siempre estuve ligada a tareas de carácter colectivo, centro de estudiantes en la secundaria, unión vecinal en mi barrio. Desde la universidad también participando en el  centro de estudiantes, generando proyectos colectivos, realizando actividades culturales…”

chacras-3xComo docente en educación primaria trabajó para el Estado en zonas humildes, realizando actividades comunitarias y en el territorio donde estaba situada la escuela (creando, por ejemplo, murales en el barrio contra el trabajo infantil), y en escuelas de formación laboral para adultos, desarrollando autogestión e independencia laboral. “Siempre laburé en cada territorio donde viví, donde estudié, o donde me movía. Soy una persona dinámica y creativa y eso lo vuelco a tareas colectivas”, explica.

Cuando se casó y se mudó a otro barrio de Mendoza, en esa zona se estaba formando un teatro comunitario, Chacras para Todos. Silvia, que venía del áreade las artes plásticas, no los conocía, pero se interesó por ellos. “El primer día que iniciaron las actividades con la comunidad fui porque quería hacer un taller de acrobacias en tela”, comenta. “Cuando me preguntaron a qué me dedicaba, me ofrecieron trabajar en el espacio de plástica, y como siempre digo que sí, me sumergí en un nuevo mundo del que hace ocho años estoy enamorada, a pesar del enorme esfuerzo que eso conlleva”.

chacras-unahiguera

La asociación

En este nuevo mundo Silvia Bove encontró gente de todos los tipos, edades y clases sociales. En la zona donde la Asociación Chacras para Todos trabaja están aquellos que viven en barrios privados, buscando seguridad detrás de un muro, y aquellos que viven en zonas ocupadas, o sin papeles de escritura, y son muchas veces el servicio doméstico, de jardinería o albañilería de los que viven detrás del muro. “Todos estos vecinos integran el teatro y allí todos somos iguales, eso ha nutrido mucho a la comunidad para integrar, y construir un pueblo más justo y solidario”, afirma.

La asociación actúa desde el 2008 formando jóvenes, niños y adultos en la construcción de ciudadanía y el empoderamiento por medio del arte. Trabaja en redes y actividades de acción cultural mediante lenguajes artísticos como teatro, música, circo y plástica escenográfica. Y no solo acompaña, sino capacita en la formación de cooperativas culturales. “Entendemos que no podemos transformar solos, si lo hacemos entre diversas organizaciones y actores sociales, por ejemplo, salud, educación, gobiernos y empresarios, todos acompañamos las transformaciones”, resalta Silvia.

Eventos culturales, recuperación de fiestas populares, carnavales y fiestas vendimiales también son parte del trabajo, pues ellos creen que la comunidad debe hacerse cargo de sus celebraciones. “También intentamos unir barrios y territorios por medio de acciones constantes en sus plazas (talleres de percusión, plástica, murales, bailes, día del niño, día la madre, etc)”, añade.

silvia-carnaval

Disfrazada en el carnaval de la plaza

 

Silvia cree en la fuerza del aprendizaje cuando existen referentes cercanos, como vecinos, familiares o grupos que colaboran en donde vives. En 2000, ella y su familia sufrieron la crisis que se vivió en Argentina y se vieron obligados a empezar de nuevo. Y fueron sus amigos y familiares quienes les ayudaron a salir adelante. “Eso te marca. Me dije en ese momento que yo debía hacer lo mismo y opino que el arte es una maravillosa herramienta de llegar a  la comunidad.”

Una de las maneras que encontró de acercarse al vecino fue por medio de un proyecto de estimulación artística con juegos (su tesis de licenciatura), algo que tiene que ver con el juego y el arte y es una manera de hacer que la gente intervenga la obra, sea individual o colectiva. “Siento que toda la vida me estuve preparando para lo que soy ahora y siempre hice lo que quise. “

silvia-bove-teatro

El Salvador

Silvia Bove fue una de las ganadoras de la Convocatoria IberCultura Viva de Intercambio, en la categoría II, que tenía como objetivo el apoyo a la participación en el II Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria, entre los días 27 y 31 de octubre. El viaje a El Salvador, según ella, fue “una experiencia transformadora”, “un enamoramiento colectivo”, “un alto aprendizaje, una confirmación del camino transitado, una profunda emoción de lo logrado en sus comunidades, en sus pueblos o territorios”.

“Yo pude participar del I Congreso de Cultura Viva Comunitaria en Bolivia y fue algo que no se puede describir en pocas palabras, nos llenó el alma de nuevas miradas, rompió muros y fronteras, nos llevó al ritual, a lo ancestral, y El Salvador a las revoluciones, a la mirada colectiva y solidaria de su pueblo, a dolor transformado en arte.”

SILVIA-EMILIA-BALAN-FOTO-MARIO-ALBERTO-SINIAWSKI

Silvia con Emilia de la Iglesia y Eduardo Balán en la comparsa escénica que cerró el Congreso de El Salvador. Foto: Mario Alberto Siniawski

A pocos días de su regreso, aún con la emoción en la piel, Silvia escribió sobre la experiencia, desde la llegada al aeropuerto de San Salvador hasta el último día, cuando tuvo lugar la comparsa escénica y el abrazo colectivo “que selló este pacto de almas y dejó abierta la invitación al siguiente encuentro de hermandades, en Ecuador”. (Quito será la sede del III Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria, en 2017).

“Fuimos un movimiento de almas, una consecuencia de acciones invadiendo nuestro  corazón. Fuimos hábitat de los pueblos, voces que resuenan en América. Somos constructores de nuestra historia, de nuestro pasado, presente y futuro”, escribió en su bitácora del viaje. “(…) Mi alma representa mi comunidad, mi punto esencial, ya nada impedirá que dejemos de vibrar.”

Lea también:

Asociación Chacras para Todos: el teatro como herramienta de transformación social y empoderamiento de la comunidad