Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

Experiências

Puckllay: el juego como estrategia para una comunidad más justa e integradaPuckllay: el juego como estrategia para una comunidad más justa e integradaPuckllay: el juego como estrategia para una comunidad más justa e integradaPuckllay: el juego como estrategia para una comunidad más justa e integrada

Por IberCultura

En06, Apr 2017 | En | PorIberCultura

Puckllay: el juego como estrategia para una comunidad más justa e integrada

En Lima (Perú), en el Km 34 y medio de la Panamericana Norte, se encuentra Lomas de Carabayllo, un asentamiento urbano constituido por 54 comunidades. Entre dos de ellas, Juan Pablo II y Nueva Jerusalén, actúa desde 2004 la Escuela Puckllay, un programa de formación que complementa la educación escolar y personal de niños, adolescentes y jóvenes por medio de talleres artísticos y de integración (música, danza, teatro, circo, artes plásticas, prensa y comunicación).

La escuela es el mayor punto de acción de la organización Puckllay Arte y Comunidad, uno de los Puntos de Cultura reconocidos por el Ministerio de Cultura del Perú. La asociación cultural, formada por artistas, profesionales y voluntarios que trabajan de manera conjunta con las poblaciones involucradas en los proyectos, tiene como principal objetivo construir una comunidad más humana, justa e integrada.

La propuesta de la Escuela Puckllay está dirigida a niños, adolescentes y jóvenes en situación de pobreza y/o riesgo, y tiene una duración variada, ya que se trata de acompañar la formación escolar de los participantes. (Su última promoción pasó entre siete y nueve años en la escuela, pues ingresaron cuando tenían 6 o 7 años). La formación Puckllay brinda a los participantes no solamente talleres anuales, sino la posibilidad de acceder, mediante convenios con otras instituciones, a programas de estudio que les puedan abrir oportunidades de trabajo.

El arte como lenguaje

Puckllay, en vocablo quechua, quiere decir “¡juega!”. Es una invitación a la acción del juego, la estrategia central de comunicación para los procesos de aprendizaje. “Cuando jugamos asumimos roles, seguimos reglas, nos imponemos retos, cumplimos objetivos, interactuamos y desarrollamos capacidades, como en la vida misma”, explican.

Convencidos de que el arte es una herramienta poderosa de cambio y transformación social, sus integrantes trabajan con el teatro, la danza, la música, las artes plásticas, la comunicación y el circo; elaboran e impulsan programas de formación y realizan creaciones artísticas, siempre buscando integrar a diversos actores dentro y fuera de cada comunidad. El intercambio es la base del trabajo del equipo, y el proyecto crece porque la comunidad trabaja en ello.

Las problemáticas

Villa Rica, San José, Juan Pablo II, Nueva Jerusalén, San Benito, Ampliación, Bello Horizonte, Valle Hermoso y Bosque son las comunidades de donde vienen los alumnos. Se trata de una población eminentemente migrante, y que tiene como labor principal el reciclaje de basura. Es una zona que tiene el aire contaminado debido a una serie de factores, entre ellos las recicladoras clandestinas de baterías y las mineras de arcilla, y que no cuenta con agua ni desagüe, pistas, parques ni veredas.

El 52% de los habitantes de Lomas de Carabayllo son niños y adolescentes que necesitan de programas destinados a ocupar su tiempo y que brinden alternativas saludables de formación y recreación paralelas a la formación escolar y personal. Actualmente, son 130 los participantes permanentes y más de 400 los que han vivido la experiencia desde que Puckllay empezó a caminar.

Los primeros años

La historia de la asociación inicia a finales del 2003 y verano del 2004, con un taller intensivo de teatro y danza, a iniciativa de dos artistas: Anabelí Pajuelo y Milagros Esquivel. De este taller resultó una muestra conmovedora, y Puckllay  pasó a ser entonces el Proyecto Escuela, orientado a la formación artística y humana de niños y adolescentes de Lomas de Carabayllo.

Para dar respaldo legal al Proyecto Escuela, las artistas fundaron la asociación Generarte. En los siguientes años se sumaron más artistas al equipo, el proyecto creció y se consolidó como un programa. En 2009, el Proyecto Escuela se separó de Generarte y se constituyó como Puckllay Arte y Comunidad, con Anabelí Pajuelo, Pierr Padilla y Guillermo Vásquez al frente de la iniciativa.

En 2010, además de la escuela en Lomas, la organización desarrolló en la Casa de la Columna, en el Cercado de Lima, un programa piloto llamado Puckllay Urbano. Se trataba de una vieja casa habitada por 60 familias, parte del patrimonio histórico y cultural que estaba siendo siendo recuperada por la Escuela Taller de Lima. Paralelamente al trabajo de los restauradores, Puckllay ofrecía talleres de cajón y malabares a niños y adolescentes de la comunidad (unos 20 o 30).

La primera escuela

A Puckllay le costó tener un local fijo en Lomas de Carabayllo. Según Anabelí Pajuelo, directora general de la organización, la Escuela de Arte Puckllay está en un 40% de su ejecución, lo que incluye el escenario, sus camerinos con un baño cada uno (2), el pórtico de circo, la biblioteca, la sala de artes plásticas y el cerco perimétrico.

“Lo construido hasta este momento ha sido gracias al apoyo de la Asociación Arquitectos sin Fronteras de Valladolid España, la Cooperación Técnica Belga, el área de Responsabilidad Social de la Pontificia Universidad Católica del Perú, el estudio de arquitectura y urbanismo AOZ y la empresa privada Aruntani|”, resalta.

Antes de la inauguración de la escuela de arte en la comunidad de Nueva Jerusalén, las actividades se desarrollaban en los espacios públicos (el colegio, la iglesia, el salón comunal, etc) y en las casas de los pobladores. Las viviendas de las familias eran los espacios permanentes para el dictado de clases y el cuidado del material de enseñanza.

Los participantes eran atendidos en el colegio Manuel Scorza Torre gracias a un convenio, sin embargo, la mayor parte del año sólo era posible trabajar los fines de semana, debido al horario escolar. De igual manera los materiales (libros, zancos, instrumentos de música, elementos de malabares, colchonetas, etc) necesitaban un espacio idóneo donde mantenerse conservados.

 

Festival Arte y Comunidad

Desde 2010 Puckllay cuenta con un festival llamado Arte y Comunidad, con una programación centrada en en distintas creaciones escénicas, nuevas dramaturgias y propuestas multidisciplinarias. La finalidad principal es fortalecer, visibilizar y difundir el arte y la actividad cultural como estrategia de desarrollo personal y social en beneficio de la comunidad. La idea es que la comunidad actúe como organizador y participante y que se mezclen distintos lenguajes, culturas, puntos de vista, temas e identidades. En 2012, gracias al apoyo del programa de cooperación Iberescena, se realizó la primera edición internacional del evento.

El proyecto de intercambio

La idea de enlazar experiencias artísticas y pedagógicas con organizaciones de otros países también resultó en el proyecto “Mundo”, uno de los premiados en la Convocatoria IberCultura Viva de Intercambio, edición 2015. Presentado por Puckllay y el Grupo de Apoyo Mutuo Pé no Chão (Brasil), el proyecto realizó una primera etapa en Pernambuco (Brasil) en 2016, en la que se trasladó un equipo de 12 personas desde Lima a Recife.

Este primer intercambio tuvo una duración de 10 días, tiempo para que ambas organizaciones pudiesen conocerse, aprender del otro e intercambiar saberes y experiencia. “Tenemos toda la intención de realizar la segunda parte de intercambio, que consistiría en que ellos pudieran venir a Perú”, comenta Anabelí. “Ambas organizaciones somos Puntos de Cultura en nuestros respectivos países y trabajamos esencialmente con el lenguaje del arte, el arte que es un derecho fundamental, porque te permite expresarte, ser libre y pensar un mundo mejor para todos y todas.”

 

Tres preguntas para Anabelí Pajuelo

  1. La pedagogía aplicada en los talleres de Puckllay es una experiencia de aprendizaje para ambas partes, profesor y alumno, inspirada en las teorías del pedagogo brasileño Paulo Freire. ¿En Puckllay siempre se enseñó aprendiendo y se aprendió enseñando?

Así es, nuestro trabajo y apuesta se ha venido y se viene construyendo cada día. La comunidad te impone retos y dinámicas, las necesidades y demandas de la comunidad van variando conforme va pasando el tiempo, la situación del país y de la misma comunidad.

  1. La organización cumple 13 años en 2017.  ¿Cuáles serían los principales resultados de su trabajo?

Anabelí es la directora general de la organización

Lo más importante que hemos conseguido es haber podido actuar de manera permanente todos estos años, a pesar de que las condiciones no siempre hayan sido las más óptimas. Esto nos ha podido poner al arte como una plataforma importante para el acompañamiento en la formación de los chicos y chicas de la zona. Tenemos al día de hoy un espacio físico propio que poco a poco seguirá creciendo, hay tres promociones de egresados y un elenco de jóvenes que cada uno ya tiene su propio camino y además es referente en su comunidad, ellos también enseñan en la escuela.

  1. ¿De qué manera crees que el proyecto ha cambiado la vida de las comunidades?

Lomas de Carabayllo es un enorme asentamiento humano que está conformado por más de 54 comunidades. Si tuviésemos que hablar de un cambio sustancial que hayamos realizado, podríamos hablar puntualmente del espacio donde se ejecuta nuestra escuela, pues consideramos que aún tenemos como reto el poder realizar un trabajo más intenso y profundo en las demás comunidades. En la actualidad venimos desarrollando un proyecto de formación de líderes con el arte y la comunicación, con 25 adolescentes y jóvenes de siete comunidades de la zona. La idea es identificar con ellos cuál es la problemática de sus comunidades y poco a poco realizar y trabajar propuestas que ayuden a mejorar o cambiar la situación en su zona.

El cambio o mejora en las comunidades es un proceso de mediano y largo tiempo. Puckllay tiene 13 años en la zona y sus participantes mayores tienen ahora entre 19 y 23 años de edad, creo que los cambios recién están por darse. Sin embargo sí, podemos hablar de un cambio personal en cada uno de los participantes y padres de familia que han sido y son parte de esta experiencia.

Lea también:

Mundo Puckllay y Pé no Chão: un intercambio cultural y pedagógico entre Perú y Brasil

 

Sepa más:

http://www.puckllay.org

Facebook Puckllay