Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

Experiências

La Tarumba y el programa Cuerda Firme: el circo que transforma vidasLa Tarumba y el programa Cuerda Firme: el circo que transforma vidasLa Tarumba y el programa Cuerda Firme: el circo que transforma vidasLa Tarumba y el programa Cuerda Firme: el circo que transforma vidasLa Tarumba y el programa Cuerda Firme: el circo que transforma vidasLa Tarumba y el programa Cuerda Firme: el circo que transforma vidas

Por IberCultura Viva

En20, Mar 2017 | En | PorIberCultura Viva

La Tarumba y el programa Cuerda Firme: el circo que transforma vidas

En Lima existe un Punto de Cultura que desde 1984 demuestra al mundo que el circo transforma vidas. La Tarumba, esta asociación cultural sin fines de lucro instalada en una casa-teatro-escuela en el distrito de Miraflores, nació de un sueño compartido por un grupo de jóvenes artistas liderados por Fernando Zevallos y Estela Paredes. Convencidos de la influencia del arte en los procesos de desarrollo de una sociedad, sus fundadores buscaron integrar teatro, circo y música en una propuesta artístico-educativa pionera, inclusiva y de identidad peruana, pero también universal. Lo lograron con una metodología basada en el juego, el afecto y la creatividad, y así han mostrado que a través del circo se puede desarrollar una pedagogía para la vida.

Fernando Zevallos (Foto: La Tarumba)

La Tarumba tiene dos líneas centrales de acción: la artística y la pedagógica. La línea pedagógica está vinculada principalmente a la escuela profesional de circo social y los talleres para niños, adolescentes y adultos (la escuela recibe más de 1.000 alumnos al año). Los espectáculos, a su vez, cuentan con un elenco profesional, sobretodo peruano, y tienen como una de sus misiones llevar a la sociedad la importancia del reconocimiento y el desarrollo de la identidad. Para el grupo, los espectáculos “permiten sensibilización, diversión, participación y una posibilidad fecunda para la comprensión de la vida”.

Desde el 2003 la organización cuenta con carpas de circo equipadas con 900 butacas, preparadas para la itinerancia. Con ellas el “Mundo Tarumba” se traslada a otras regiones del país, llevando espectáculos y talleres que buscan motivar la reflexión y el optimismo. En estos más de 30 años de trayectoria se produjeron 25 espectáculos, con más de 5,000 presentaciones en temporadas, festivales y giras en Perú, Latinoamérica y Europa.

 

Cuerda firme

Hace tres años, La Tarumba dio uno de sus mayores saltos, al asumir la coordinación regional del programa Cuerda Firme, ejecutado de manera colaborativa y participativa con dos organizaciones “hermanas” que también trabajan con circo social: el Circo del Sur en Argentina, y el Circo del Mundo en Chile. Las tres escuelas se juntaron con la intención de  capacitar a 1,500 jóvenes de la región a través de las artes circenses para desarrollar habilidades socioemocionales que les permitieran acceder de mejor forma a un empleo.

El proyecto “Métodos de formación innovadores para jóvenes en riesgo: el circo social como alternativa para mejorar la empleabilidad” nació en La Tarumba a partir del Programa Circo Invisible, del que se deriva también la Escuela de Formación Profesional de Circo Social. Recién finalizado, el proyecto se realizó gracias a un convenio firmado con el Banco Interamericano de Desarrollo, por medio del Fondo Multilateral de Inversiones (BID-Fomin), y con la participación del Cirque du Soleil como aliado estratégico.

El proceso fue desafiante y trajo aprendizajes significativos, según la coordinadora regional del proyecto, Itziar Rubio Barrera. “El objetivo era fundamentalmente crear un modelo regional de carácter innovador que tomase el arte como herramienta pedagógica para erradicar o mejorar un problema estructural que tenemos, que es el desempleo juvenil, en jóvenes con situación de vulnerabilidad social”, resume.

Los resultados

Los resultados regionales alcanzados son positivos. “De los 1,500 participantes, el 55% debía ser inserto en el mercado laboral en este proceso de tres años, con un 40% de participación de mujeres asegurado, para garantizar una participación equitativa de género, y lo hemos logrado. Más allá de eso, hemos superado algunas metas”, afirma la coordinadora.

Los resultados también muestran que el 93% de los participantes mejoraron sus habilidades en comunicación, autoestima, trabajo en equipo, creatividad y compromiso. Estas son las llamadas “habilidades blandas”, o socioemocionales, descritas en el programa como “las competencias a través de las cuales las personas de entre 18 a 29 años pueden interiorizar una serie de aspectos como el manejo de sus emociones, el planteamiento de metas positivas, la confianza y la autoestima, la relación con su entorno o la toma de decisiones responsable”.

Como resalta Itziar, “las escuelas La Tarumba (Perú), Circo del Sur (Argentina) y Circo del Mundo (Chile) han logrado demostrar a través de la creación del modelo educativo regional para la empleabilidade Cuerda Firme que el circo posee un valor agregado como herramienta para la transformación social”.

Las herramientas

Además de desarrollar dichas habilidades en los participantes, el proyecto pretendía crear una herramienta de evaluación para estas competencias, algo de carácter científico que pudiera acercar el circo de la academia. Una herramienta viva, ya que las habilidades socioemocionales son una cuestión subjetiva, no se trata de algo material que uno puede cuantificar fácilmente. Para ello, contaron con la colaboración de expertos, escucharon al mercado, a los agentes que emplean estos jóvenes (¿qué buscan en ellos?), a las escuelas, a los jóvenes.

“Sobretodo nos importa lo que pasa en la vida de estos jóvenes, y qué pasa en la vida más allá del proyecto. Trabajamos con seres humanos en un entorno muy especial, una población que vive situaciones bien duras y muchas veces injustas”, comenta Itziar. “Para nosotros es importante manejar el afecto y tratar de contagiar y compartir. Lo que queremos es que Cuerda Firme sea una filosofía de trabajo para muchas organizaciones en la región.”

Taller Cuerda Firme con la visita del Comité Consultivo Internacional

 

Los testimonios

Muchos de los alumnos egresados que concluyeron los talleres han conseguido acceder a un empleo y desarrollar emprendimientos propios. El sitio web del programa (www.cuerdafirme.com) reúne a algunos testimonios de jóvenes que participaron de las actividades, a ejemplo de la peruana Tracy Zavala:

 

“(…) Cuerda Firme me brindó la oportunidad de trabajar dentro de la carpa de La Tarumba como asistente. Al hacerlos puse en práctica lo que aprendí dentro del taller, que es enfrentar mis miedos a los clientes, y así lograr que ellos se puedan llevar una buena imagen de La Tarumba. Me siento bendecida, pues a mis cortos 23 años he logrado uno de mis objetivos principales, el cual es tener mi pequeña microempresa y poder dirigirla. Le doy gracias Dios por la vida y por tantas alegrías que me da el día a día, y a Cuerda Firme por las oportunidades que me brindó. ¡Espero pertenecer a la nueva temporada de La Tarumba!”

 

Joshep Henrye Vicente Ccanto, de 18 años, también habla de la experiencia de manera entusiasmada:

 

“(…) Mi mejor oportunidad llegó cuando conocí a La Tarumba y al programa Cuerda Firme. Ahí fue donde pude desarrollar muchas de las habilidades que ni siquiera yo sabía que  tenía: expresarme de una manera asertiva; expresarme de manera corporal; hacer malabares; superar mis miedos a nuevos retos. Descubrí que puedo lograr hacer muchas cosas, solo es cuestión de esfuerzo y perseverancia.

Aprendí a caminar en zancos, a ser yo mismo, a decir lo que pienso, cómo elaborar un CV. Aprendí de los beneficios de un trabajo formal, de lo que esperan en mi trabajo, ¡el trabajo en equipo! Y así muchas cosas más. Actualmente estoy trabajando en el Poder Judicial como auxiliar de administración y estoy cursando estudios en SENATI (ofimática) y FORGE (logística y humanística), en ambos me está yendo muy bien. Mi familia se siente muy feliz de que he mejorado de una manera sorprendente. Tengo muchos sueños. (...)”

El manifiesto

 

Los sueños son muchos, y grandes, y parecen seguir un buen camino, como muestra el “Manifiesto Cuerda Firme”, construido en un proceso creativo por los jóvenes participantes del proyecto:

“Yo soy cuerda firme

Me gusta afrontar la vida y

lograr mis metas

sin miedo a tropezar.

Supero barreras y retos día a día

y me mantengo firme en todos mis sueños.

Amo el arte, la música, el teatro,

soy circo y soy alegría.

Déjame  enseñarte y ser tu

compañero en esta travesía.

Un verso dice:

‘el arte es un arma cargada de futuro’.

En mi cuerda están estos sueños.

Mis lazos no se rompen”.

 

 

Sepa más:

http://www.latarumba.com/zp/

http://cuerdafirme.com/

https://www.facebook.com/cuerdafirme/

https://www.facebook.com/latarumba/