Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

Experiências

Comunidad Comelibros: la red de libroclubes que busca fomentar el placer de la lecturaComunidad Comelibros: la red de libroclubes que busca fomentar el placer de la lecturaComunidad Comelibros: la red de libroclubes que busca fomentar el placer de la lecturaComunidad Comelibros: la red de libroclubes que busca fomentar el placer de la lecturaComunidad Comelibros: la red de libroclubes que busca fomentar el placer de la lecturaComunidad Comelibros: la red de libroclubes que busca fomentar el placer de la lectura

Por IberCultura

En22, Feb 2016 | En | PorIberCultura

Comunidad Comelibros: la red de libroclubes que busca fomentar el placer de la lectura

Fotos: Dana Albicker

¿Recuerdas el libro que te hizo soñar con ser explorador de remotos planetas? ¿O el cuento que te hizo hacerte amigo del monstruo que vive debajo de la cama? ¿O el primer poema en el que reconociste el amor? Los “comelibros” avisan: si contestaste “sí” a cualquiera de estas preguntas tú también eres uno de ellos. Y para ayudar a que más niños y niñas lo sean, la Comunidad Comelibros ha instalado una red de libroclubes en los barrios antiguos de la ciudad de Puebla, México. Cada libroclub cuenta con un acervo especializado en literatura infantil y busca crear espacios para el intercambio de conocimiento, propiciando la participación de los vecinos en las actividades comunitarias y generando nuevos sentidos de pertenencia.

_MG_3647Pensando en la lectura como un acto poderoso, revelador y sobre todo placentero, el proyecto tiene como objetivo hacer del libro un personaje cotidiano y necesario en la vida de las personas. Un personaje que provoque la reflexión y que mantenga viva la memoria de las comunidades. “Lo que hacemos es desmitificar el papel del libro y la lectura en la sociedad”, explica Juan Manuel Gutiérrez Jiménez, director de la Comunidad Comelibros. “Creemos que las historias nos ayudan a conformar comunidades, a crear referentes distintos en la mente de las personas. Ello nos da la esperanza de que estas comunidades tengan otras posibilidades de ser y construir relaciones humanas con base en la palabra.”

Llegar a conformar el programa de fomento de lectura en Puebla, según él, ha sido el resultado de inmensos debates respecto al acceso a los bienes culturales “apelando a la gratuidad como una manera de entendimiento de las relaciones humanas”.

_MG_4378

Los antecedentes

Su antecedente inmediato fue la red de libroclubes de la Ciudad de México durante la primera década de este siglo XXI. En esa experiencia, un par de promotores identificaron que la mayor cantidad de asistentes eran niños. Esta interpretación se combinó con el lanzamiento de una convocatoria, llamada Creación Latente, con la cual se brindó un apoyo de $350,000.00 pesos a proyectos que se realizaran en zonas problemáticas de la ciudad de Puebla y que propiciaran procesos al interior de la comunidad en un periodo de seis meses. Invasión de niños comelibros fue uno de los 10 proyectos seleccionados.

Una vez aprobado, aquellos promotores, Jorge Mariano Mendoza y Joaquín Cruz Galicia, lanzaron una convocatoria pública para participar como promotores de lectura. Con resultados sorprendentes de participación se logró conformar un equipo de seis jóvenes promotores que llevaran a cabo la ejecución del proyecto.

“La mirada de promotores locales en concordancia con la experiencia de política pública y gestión cultural hizo que el proyecto adquiriera dimensiones sociales bastante favorables, convirtiéndose en un referente en temáticas como formación de públicos, gestión cultural comunitaria, voluntariado y participación ciudadana a nivel local”, comenta Juan Manuel, también un promotor cultural y lector en voz alta.

_MG_4295

Cuando ese periodo de seis meses finalizó, los precursores regresaron a la Ciudad de México y el equipo de Puebla decidió sostener el proyecto de manera más independiente, cambiando el esquema organizativo a otro “basado en las nociones de voluntariado cultural que forme parte de los procesos, más allá del altruismo”.

“Con el tiempo, después de casi seis años de sostener, modificar, evaluar, comprobar nuestras metodologías, equivocarnos y aprender de lxs niñxs y la gran cantidad de compañerxs que han formado parte de este sueño, tenemos muy presente que el acceso al libro y los derechos que lo circundan, está íntimamente relacionado con que los proyectos podamos aportar en la generación de políticas públicas”, afirma el director de la organización.

“No creemos que los libros deban ser exclusivamente objetos de culto, ni que deban estar resguardados en salas o bibliotecas como piezas decorativas. Nosotrxs creemos que el cuidado y valor de los bienes culturales ocurre cuando las personas encuentran significados en ellos. El valor de los libros no está en las prohibiciones sino en las experiencias que dejan en el lector específico, hacia eso se encaminan nuestras acciones”, resalta.

20130927_184549

Las actividades

Los libroclubes infantiles de la Comunidad Comelibros están instalados en algunas de las vecindades de Analco, el Alto y la Luz. En esos tres barrios antiguos de la ciudad de Puebla, con diversas expresiones creativas (lectura, escritura, cine, teatro, performance, música, talleres), los “comelibros” convocan a niños, padres y vecinos, intentando descubrir cuáles son los procesos vitales, los imaginarios, las sorpresas que existen en la comunidad reunida. Para ellos, la lectura no se aísla. Es un proceso vivo que se nutre, multiplica y transforma al entrar en contacto con otras propuestas.

_MG_4936Los libros muchas veces son un pretexto para contar más historias, para decir lo que les gusta o lo que les asusta. “Me gustó mucho que los niños nos contaran las leyendas o historias que conocían del barrio. Algunas de las leyendas hablaban acerca de lugares representativos del barrio o de los alrededores”, comenta la promotora cultural Diana en un boletín de lectura en el blog ninoscomelibros.wordpress.com, sobre sus actividades en el barrio del Alto en septiembre de 2015.

Además de lecturas en voz alta, préstamo de libros, actividades de socialización y formación artística, la organización cuenta con proyectos radiofónicos semanales como Voces y caminos (en radio por internet) y Palabrotas en acción (cápsulas informativas o con adaptaciones de literatura infantil enviadas a una red de contactos). Casi todas las actividades son gratuitas, excepto algunos talleres dirigidos a niños y adultos que se sustentan en las metodologías implementadas en los barrios pero son considerados servicios de apoyo.

1606447_10152677071310789_805969411534031873_o

“Estos talleres son opciones que brindamos a otros públicos que no pertenecen a los barrios y cuentan con la capacidad económica para redituarlos”, justifica Juan Manuel. “Uno de nuestros principios ha sido la gratuidad al interior de los barrios, en ningún momento hemos solicitado dinero para la realización de alguna actividad, por tanto, se nos ocurrió que estos servicios pudieran ayudar a compensar, en parte, a los miembros de la comunidad que han adquirido más responsabilidades y dedican más tiempo a los proyectos”.

Los talleres que han creado para niños tienen que ver con el proceso artístico, el cuidado medioambiental, las artes y las historias, mientras los dirigidos a adultos tienen el enfoque hacia la formación de públicos, el fomento de la lectura, el voluntariado, la literatura infantil y metodologías sobre libroclub infantil. Entre los infantiles están “Artiliches” [Arte reciclado], “Ciencia y cultura hasta la lectura” [Divulgación científica], “De letreos” [Creación narrativa], “Hartas artes” [Autoexploración de la personalidad a través de la narración]. Los talleres para adultos, a su vez, ganaron nombres como “Lectura en todas partes” [Formación de promotores de lectura] y “Cultura Colectora” [Promoción cultural y formación de públicos].

_MG_1999 2

 

        ***

Tres preguntas para Juan Manuel Gutiérrez Jiménez

1. Ustedes son un equipo interdisciplinario de promotores culturales. ¿Cuántos están involucrados más directamente en el proyecto actualmente? 

Manuel_por_Maria_Jose_Maya

Juan Manuel es director de la Comunidad Comelibros (Foto: Maria José Maya)

En Comelibros tenemos una afinidad por nombrar el mundo que estamos construyendo como proyecto que busca generar organización social. Desde el año pasado decidimos que necesitábamos un nombre que representara a todos y todas las involucradas en el proceso comunitario. Por ello nos nombramos erizos. Elegimos esta figura como una representación que oscila entre el dolor, la fragilidad y la resistencia. Apelando a que como tales nos podemos herir, pero que necesitamos unos de otros a pesar del dolor que ello genere.

Efectivamente, las convocatorias que hemos realizado para participar han sido favorables en el sentido de que nuestro esquema del promotor cultural no está determinado por tipo de estudios ni demás. El programa se desarrolla en tres barrios de la Ciudad de Puebla, con una distribución de 14 promotores (erizos lectores), con dos coordinadoras, que llevan a cabo la planeación, realización y retroalimentación de las actividades de lectura semanalmente. En promedio estamos cubriendo unas 250 sesiones de lectura a lo largo del año que implican lecturas en voz alta, charlas derivadas, préstamo de libros, actividades de socialización y formación artística.

El Palabrotas en acción está conformado por un coordinador y un equipo de ocho personas que se encargan de realización de guiones y grabación de voces. Después se editan y se envían a proyectos radiofónicos interesados con una periodicidad semanal. Voces y caminos es otro proyecto radiofónico puesto en marcha donde participan cuatro compañeros en radio por internet todos los jueves por Lobo Radio.

 

2.Me imagino que ustedes tienen dificultades, que las condiciones no son ideales, pero ¿ha valido la pena? ¿Ya pueden ver los resultados del trabajo en las comunidades?

Dificultades hemos pasado por todas, sólo para enumerar algunas: no contamos con un espacio fijo para operar o resguardar materiales; hemos tenido que resolver la adquisición de materiales para realizar las actividades; las vecindades en donde trabajamos no tienen las condiciones ideales de espacio como pudiera ser una sala de lectura o ludoteca, estamos a expensas de las personas que pasan; dificultades en movilidad, traslado; no contamos con equipamiento para montar conciertos y/o festivales… En fin, carencias se pueden enunciar las que sean, pero a todas ellas hemos encontrado formas de solucionarlas, con apoyo solidario, con donaciones, con gestiones, con un manejo administrativo muy cuidadoso de nuestros recursos financieros y materiales, con transparencia y amabilidad hacia las personas, con propuestas y espacio para iniciativas; con mucha atención hacia el interior del grupo, eso es en parte lo que nos ha ayudado.

Ha valido la pena, completamente, contar con lectoras en voz alta de los barrios que hace un par de años eran parte de los grupos donde trabajamos y ahora que ellas se asuman como promotoras en su comunidad, es invaluable; niños con formación autodidacta que piensan y deciden; niños que se defienden con palabras en el momento adecuado antes de ir a los golpes; vale mucho la pena por pasar por los barrios y encontrarse con niños y vecinos que saludan de otro modo, que un niño o niña establezca las reglas de convivencia con adultos y que se encargue de hacerlas valer es un logro también. Y bueno, al interior del grupo, como compañerxs hemos crecido y madurado junto con el proyecto, pese a que algunos han emprendido nuevos caminos, la Comunidad Comelibros es parte de sus referentes.

3. Comunidad Comelibros es una de las 14 organizaciones de la plataforma CVC México. ¿Por qué decidieron hacer parte de la red? ¿Qué esperan de la plataforma?

Básicamente, porque nos parece que las organizaciones en México necesitamos articularnos de otro modo, ya no con manifestaciones como históricamente se había hecho. Otro elemento es la afinidad política con Cultura Viva Comunitaria, los fundamentos sentimos los compartimos entre las 14 organizaciones que hasta el momento conformamos la plataforma en México.

Como miembros de la red, a corto plazo nos interesan dos temas: comunicación y visibilización. En México, en esta fase, comenzar con una red como es Cultura Viva Comunitaria implica resistir a procesos de incertidumbre económica, con bastantes adversidades. En ese sentido, creemos que lo primordial es generar un compañerismo entre los distintos estados que participamos de la plataforma e ir construyendo acciones conjuntas muy concretas.

Por otra parte, cuando hablamos de visibilizar no nos referimos a los logros de un proyecto en sí, sino a los fundamentos, problemáticas y propuestas que se nos han ocurrido para cambiar de fondo la realidad en nuestro país, vemos muy importante lograr que la sociedad se encuentre en espejos más amables que sólo el terror, el miedo y el automatismo.

Sepa más:

https://ninoscomelibros.wordpress.com/

www.facebook.com/comunidadcomelibros

(*Texto publicado el 22 de febrero de 2016)