Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

Notícias

22

Feb
2017

EnNotícias

Termina la primera fase del proyecto ¡Enfrenta!, que mapea colectivos de comunicación, arte y cultura libre en España

En22, Feb 2017 | EnNotícias |

Fotos: ¡Enfrenta!

Después de recorrer siete ciudades españolas a lo largo de dos meses, el periodista Leonardo Foletto (del colectivo BaixaCultura) y la fotógrafa Sheila Uberti (Fotolivre.org) volvieron a Brasil con casi 500 gigas de material (vídeo, audio y foto) en el equipaje. Fue el fin de la primera fase del proyecto ¡Enfrenta! – Mapeo de Colectivos de Artivismo, Comunicación Alternativa y Cultura Libre en España, uno de los seleccionados de la Convocatoria IberCultura Viva de Intercambio, edición 2015. En una segunda etapa, a partir de marzo, el material colectado dará origen a un producto, que puede ser tanto un libro como un documental o un especial multimedia.

Las entrevistas y visitas a los colectivos españoles que actúan en la intersección entre comunicación, arte y cultura libre comenzaron en la segunda semana de enero, en Sevilla. La capital de Andalucía fue elegida como punto de partida por un simple motivo: allí está la sede de ZEMOS98, colectivo que comparte este intercambio con los brasileños BaixaCultura y FotoLivre.org. De ahí en adelante, Leonardo y Sheila documentaron el viaje en textos y fotos con la hashtag #enfrenta en Twitter  y Facebook. Además, contaron un poco de la experiencia en un sitio web creado especialmente para el proyecto (http://enfrenta.org).

 

Primera parada: Sevilla

En Sevilla, entrevistaron no sólo al equipo de ZEMOS98 sino también de Enreda, una cooperativa de soluciones tecnológicas activa hace más de ocho años. ZEMOS98 es un colectivo de gestión cultural formado en los años 90 por estudiantes de comunicación de la Universidad de Sevilla. Todo empezó con un festival, inicialmente de cortometraje, después transdisciplinar y que durante 17 años (hasta 2015) fue el principal evento del colectivo.

“Por el Festival Zemos98 pasaron muchas personas y temas de punta en la cultura digital, desde el remix hasta la educación expandida, de commons a televisión, de la inteligencia colectiva al Copylove (proceso de investigación sobre la economía de los afectos)”, cuenta Leonardo en su bitácora de viaje.

En 2013, el colectivo salió del centro de la ciudad y llevó su sede al barrio de La Macarena, una región obrera de Sevilla. Ahí tienen su base algunas de sus iniciativas, como la Macarena Remedia, “un espacio para el aprendizaje, la reflexión y la acción asociado a las tecnologías de la comunicación y la recuperación de la memoria viva del barrio”, y otros proyectos dirigidos a aquello que en inglés llaman media literacy, alfabetización mediática.

Gema Valencia, periodista en ZEMOS98 desde hace cinco años, fue quién ayudó a Leonardo y Sheila en el pre-mapeo de más de 50 colectivos para el ¡Enfrenta!. Ahora, en entrevista grabada en vídeo, trató de temas como la sostenibilidad para los que trabajan con cultura en España.

Gema Valencia, de ZEMOS98

Pablo Martín habló en nombre de Enreda, la cooperativa que produce tecnologías con foco en la transformación social. Leonardo cuenta que ellos usan software libre en todos los trabajos que realizan, sea para gobiernos como para otras cooperativas. Uno de los más recientes es el TIPI, una plataforma ciudadana de visualización de datos para mostrar lo que hace el Congreso español en su cotidiano. Otro proyecto interesante que él comenta es el Mercado Social de Sevilla, que mapea iniciativas de producción, consumo y cambios sostenibles en la ciudad.

 

Segunda parada: Valencia

En Valencia, la segunda ciudad de la ruta, dos iniciativas fueron el asunto de las entrevistas. Una es La Factoría Cívica, organizada por integrantes del estudio Carpe Via, con apoyo de la red internacional Civic Wise. Irene Reig Alberola y Laura Murillo Paredes, integrantes de la red en Valencia, hablaron sobre la creación de la Civic Factory Fest, que agitó un edificio importante de la región, el Alinghi, a partir de prácticas colaborativas para pensar (y construir) una ciudad más inclusiva.

Irene y Laura, de la red Civic Wise

La segunda iniciativa fue presentada por Daniel Álvarez y David Pardo, profesores del área de computación de la Universidad de Valencia. Se trata de un lab-área de los hackers cívicos de la ciudad, un espacio recién creado para que hackers de todas las áreas puedan buscar soluciones para trabajar con datos abiertos de la ciudad.

Daniel y David, del “lab-área hacker”

Tercera parada: Barcelona

Barcelona fue el local donde se hizo el mayor número de visitas y entrevistas. “Es una ciudad especial para el ’enfrentamiento’ al status quo. Hay un ecosistema de cooperativas, activismo creativo y cultura libre que se reconoce y actúa en sintonía sin (mucho) esfuerzo”, justifica Leonardo.

Sérgio Salgado, de XNet

En el Raval, barrio central de la ciudad, encontraron a Sérgio Salgado, de X-Net, organización activista de cultura libre/hacker/copyleft, que había lanzado una semana antes una plataforma de divulgación de datos de corrupción, en colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona (Barcelona en Comú). También en el Raval, conversaron con Bani Brusadin, uno de los directores de The Influencers, un festival de “arte no convencional, guerrilla de la comunicación y entretenimiento radical”.

En el barrio de Gràcie, estuvieron con Xavier Artigas, uno de los creadores del colectivo Metromuster. Esta productora independiente que experimenta con el arte, la comunicación y la política desde el 2010, tiene como uno de sus objetivos contribuir al cambio social a través del empoderamiento de todo tipo de comunidades y formas alternativas de entender los espacios de convivencia.

Xavier Artigas en la productora Metromuster

En la Casa do EnMedio, espacio dividido con la revista Ajoblanco, la argentina Oriana Eliçabe les contó un poco de su experiencia como fotógrafa en Chiapas, México, entre 1995 y 1999, período de nacimiento del ciberactivismo digital con los zapatistas, y de cómo eso influenció en las acciones de EnMedio, creado en 2007.

Otra conversación que se dio en Gràcie fue con Andreu Meixide, realizador audiovisual, productor y arquitecto que transita por diversos grupos de la ciudad. Contó sobre la producción “artivista” catalana y un evento donde es productor, el Barcelona Creative Commons Culture & Film Festival, que se sitúa entre la cultura libre, el activismo y la apropiación tecnológica.

Los participantes del Quepo

El Quepo, colectivo/productora también con sede en Gràcie, cerró el pasaje por Barcelona. Cuatro participantes hablaron sobre licencias libres en productos audiovisuales, sobre desafíos y fracasos en el proceso de producción de una comunicación audiovisual transformadora, y sobre su proyecto transmedia más reciente, Hambre.

En Bellvitge, en los alrededores de Barcelona, el encuentro fue con LaFundició, cooperativa de artistas con más de 10 años de trabajo enfocado en prácticas artísticas y culturales y la educación, “entendidas como actividades controversiales”.

Cuarta parada: País Vasco

Al salir de Cataluña, Leonardo y Sheila partieron para el País Vasco. En Bilbao, estuvieron con Ricardo, uno de los integrantes del colectivo Colaborabora y figura actuante en la escena “procomún” de España. Colaborabora, según Leonardo, es como “una isla de la colaboración” creada a partir de la revista Amasté en 2001, para “diseñar y facilitar entornos y procesos de innovación y colaboración centrado en personas”. Se organizan en una cooperativa, y sus trabajos se basan en lo que llaman  “tecnologías blandas“, “aquellas que de manera específica, pretenden cuestionar y mejorar las formas sociales de relacionarnos, el funcionamiento de los sistemas con que nos organizamos”.

De Bilbao fueron para San Sebastián, ciudad conocida por las playas y el festival de cine, y allí visitaron dos lugares: KaXilda, una librería “subversiva” (zines, contracultura, feminismos, ecología, activismo creativo etc), y Guardetxea, espacio autónomo que fue sede de un festival de activismo creativo organizado por En Medio, Cómo Acabar con El Mal, y que hoy está en proceso de reorganización, con clases de teatro y danza para niños.

 

Quinta parada: Madrid

En febrero, ya en la recta final, en Madrid, entrevistaron al colectivo Declinación Magnética, un “grupo de investigación y producción constituido por artistas visuales, teóricos y comisarios cuyo trabajo parte de la toma de conciencia de los estudios postcoloniales y decoloniales y del contexto inmediato más próximo”. Las relaciones arte y política, y de cómo podemos crear “pequeños espacios de subversión” en el cotidiano, fueron los temas de conversación.

Diego integra el TXP, uno de los colectivos de la “Madrid del común”

Con Diego, del TXP Todo Por la Praxis, uno de los colectivos más actuantes en la “Madrid del común”, la conversación pasó por el “urbanismo táctico de guerrilla, arquitectura de código abierto, democratización del hábitat, colaboración y autonomía en la construcción, y arte callejero”.

Otra charla que tuvieron en Madrid  fue con Aurora Cuchufletas Gómez Delgado (foto), activista que participó de acciones creativas del GILA (Grupo de Intervención de Lavapiés), conocido por el artivismo de “humor, creatividad y acción directa”. También conocieron de cerca el Terrorismo de autor, “colectivo audiovisual anónimo-delirante” nacido en 2012, que desempeña su actividad fundamentalmente en internet. Material no les falta.

 

Lea también:

¡Enfrenta!: empieza en España el mapeo de colectivos de comunicación, arte y cultura libre

 

Sepa más:

http://enfrenta.org

twitter.com/enfrentaproyect

www.facebook.com/Baixacultura