Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

Notícias

04

May
2020

EnNotícias

El programa Puntos de Cultura de Costa Rica se adapta a los cambios ante el Covid-19

En04, May 2020 | EnNotícias |

En el marco de la emergencia que se está viviendo en torno a la pandemia producida por el COVID-19, el programa Puntos de Cultura de Costa Rica, desarrollado por el Departamento de Fomento Cultural de la Dirección de Cultura (Ministerio de Cultura y Juventud), ha llevado a cabo algunas estrategias para que los proyectos realizados en las comunidades puedan seguir ejecutándose.

Para el período 2019-2020 se seleccionaron 20 proyectos de Puntos de Cultura. Cada uno tenía dentro de su agenda de seguimiento y acompañamiento al menos tres visitas por parte de las personas funcionarias de la Dirección de Cultura. Sin embargo, en este contexto no se están realizando giras. Ante la crisis COVID-19, los cronogramas, presupuestos y metodologías de los Puntos de Cultura se han modificado en la totalidad de los proyectos. 

“Esta limitación se ha convertido en una oportunidad, ya que hemos obtenido una constante comunicación e intercambio de información con los respectivos coordinadores de proyectos, hemos realizado un mayor número de reuniones de seguimiento. Además, el rol del gestor cambia, no solo como una figura que acompaña técnicamente, sino que genera espacios de confianza en donde el acercamiento con los coordinadores y encargados de los proyectos trasciende el seguimiento de los cronogramas e informes”, explica Eduardo Reyes, gestor de Fomento Cultural de la Dirección de Cultura.

 

Reestructuración de proyectos 

Algunas organizaciones han debido reestructurar sus proyectos en varios ámbitos. La FUNLEER, por ejemplo, planteaba un acercamiento a la comunidad desde los espacios públicos, y está buscando la virtualización de estos. El Colectivo Quilombo Capoeira, cuyo encuentro planteado y aprobado es imposible de llevar a cabo en el contexto actual, busca oportunidades para generar un espacio de formación virtual desde la capoeira, propuesta que, por la variedad de actores y elementos a considerar, se encuentra todavía en desarrollo.

Como consecuencia del cambio en actividades y en la dinámica de las mismas, inclusive el número de personas involucradas, se han realizado movimientos en rubros presupuestarios en los 20 proyectos. Por lo general, los que se han visto más afectados han sido los de alimentación y traslado, destinados a la compra de insumos que permitan la virtualización de los espacios, el aumento al pago en elaboración de materiales digitales (incluyen diseñadores, caso de la Asociación Cultural de Guácimo Respirarte), entre otros.

Los proyectos también cambiaron sus cronogramas de trabajo, posponiendo algunas actividades para el segundo semestre, porque las medidas tomadas por el Ministerio de Salud imposibilitan la realización de talleres, conversatorios y recorridos históricos. La Asociación Foro Ecuménico de Guanacaste y el de la Junta de Educación San Martín, por ejemplo, plantean algunas de sus actividades de cierre para noviembre, lo que quedará sujeto a valoración conforme avance la situación nacional.

 

El cambio en dinámicas y/o metodologías, en el sentido de “virtualizar” las actividades y productos finales, representa retos diferentes en el contexto de cada uno de los proyectos. Para el Colectivo Barro Tejareño, por las características de la población que lo desarrolla (adultos mayores en su mayoría), el cambio a una modalidad virtual requiere de un importante proceso de asimilación, para lo cual están recibiendo acompañamiento cercano por teléfono y video llamada, de la gestora de la Dirección de Cultura destacada.

Otra organización que se vio fuertemente afectada fue la Asociación La Voz de Guanacaste, quien originalmente planteó realizar tres recorridos históricos en tres cantones diferentes. Los mismos fueron cancelados, impactando a una serie de comercios y otros productos encadenados a la propuesta. Sin embargo, la organización ha iniciado un proceso de cambio del proyecto, orientado a la creación de una propuesta virtual de los recorridos.

Aunque es probable que algunas de las actividades y productos tengan un mayor alcance por medio de las plataformas digitales, esto impacta directamente los modelos de gestión de las organizaciones, colectivos e incluso el equipo de la Dirección de Cultura en sus modelos y estrategias de seguimiento, propiciando cambios que permitan seguir desarrollando estas iniciativas, apoyando a las personas y organizaciones que trabajan por los derechos culturales de sus comunidades.

 

 

Fuente: Comunicación Dirección de Cultura MCJ-CR