Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

ARGENTINA

1El programa Puntos de Cultura, implementado por el Ministerio de Cultura de la Nación, tiene como objetivo promover la organización popular a través de la cultura comunitaria.

La iniciativa se propone fortalecer el trabajo de las organizaciones sociales que, a través de proyectos culturales, promueven la inclusión social, la revalorización de la identidad local, el fomento de la participación popular y el trabajo colectivo. Además, se constituye en una política que estimula el trabajo mancomunado entre las organizaciones que llevan a cabo proyectos socioculturales y el Estado Nacional.

Las organizaciones que forman parte del programa reciben apoyo económico y equipamiento multimedia para registrar sus acciones y producir materiales de comunicación. A su vez, participan de encuentros regionales y nacionales de intercambio de experiencias, espacios de formación y capacitación y reciben diversas actividades del Ministerio a través del Puente Cultura.

La Red Nacional de Puntos de Cultura está integrada en la actualidad por 650 organizaciones sociales y comunidades indígenas de todo el país, que fueron seleccionadas en las tres convocatorias realizadas.

Sitio web: http://puntosdecultura.cultura.gob.ar

BRASIL

16883619697_19865b31c1_o1El programa Cultura Viva fue creado en 2004 para garantizar y ampliar el acceso de la población a los medios de producción, circulación y disfrute cultural a partir del Ministerio da Cultura (MinC), en colaboración con los gobiernos estatales y municipales y otras instituciones, como escuelas y universidades. En julio de 2014, se sancionó la Ley 13.018/ 2014, la Ley Cultura Viva, que transformó el programa en política de Estado.

La Política Nacional Cultura Viva tiene como base de apoyo los Puntos de Cultura, que son las entidades o colectivos certificados por el ministerio. No hay un modelo único para los Puntos de Cultura. Cada uno desarrolla sus actividades conforme a sus necesidades y plan de trabajo. La propuesta es que no tenga fines lucrativos, que actúe realmente como un punto de cultura en su comunidad, que sea un espacio para la práctica, el aprendizaje y la vivencia cultural.

Las iniciativas abarcan los más diversos lenguajes artísticos y segmentos de la cultura de base comunitaria: desde la producción cultural urbana y joven hasta las actividades de grupos tradicionales, indígenas y de matriz africana. Entre los aspectos comunes a todos están la transversalidad y la gestión compartida entre Estado y sociedad civil.

Teniendo en cuenta que la cultura es vista como proceso, no como producto, no se crea un Punto de Cultura, sino se potencia. El gobierno incentiva iniciativas culturales de la sociedad civil ya existentes, por medio de convenios firmados tras la realización de convocatorias. En 2015 la Secretaría de la Ciudadanía y de la Diversidad Cultural del Ministerio de Cultura lanzó tres convocatórias para fomentar iniciativas de Puntos de Cultura Indígenas, entidades o colectivos de Medios Libres y Cultura de Redes.

Con el lanzamiento de la plataforma de la Red Cultura Viva, en octubre de 2015, el programa pasó a reconocer como Puntos de Cultura también aquellas iniciativas que no fueron seleccionadas en las convocatorias. Aunque no hayan recibido recursos del gobierno, las entidades o colectivos que se encuadren en la categoría, que tengan al menos dos años de actuación y presenten un trabajo relevante en sus comunidades, podrán autodeclararse Punto de Cultura y ser así reconocidos por el Estado.

Desde 2004 se fomentaron 4.500 Puntos de Cultura, en cerca de mil municipios brasileños. El Plano Nacional de Cultura – PNC (Ley 12.343/2010) establece como meta fomentar 15 mil Puntos de Cultura en 2020.

Sitio web: www.culturaviva.gov.br (Red Cultura Viva)

www.cultura.gov.br (Ministerio de Cultura)

Lea también: Ley Cultura Viva: de programa de gobierno a politica de Estado

Puntos y Pontones de Cultura de la A a la Z

Cultura Viva – Puntos de Cultura por todo Brasil

CHILE

El 3 de noviembre del año 2017, se promulgó la Ley 21045, que crea el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio instaurando no solo nueva administración y un nuevo año de gestión, sino una nueva institucionalidad cultural que se instala a la altura de los grandes temas sociales.

Continuador del ex Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), el Ministerio “será la Secretaría de Estado encargada de colaborar con el Presidente de la República en el diseño, formulación e implementación de políticas, planes y programas para contribuir al desarrollo cultural y patrimonial armónico y equitativo del país en toda su diversidad, reconociendo y valorando las culturas de los pueblos indígenas, la diversidad geográfica y las realidades e identidades regionales y locales“. De acuerdo a sus principios, viene a inaugurar una mirada del desarrollo artístico cultural volcado al territorio y los derechos culturales, donde las Organizaciones Culturales Comunitarias tienen amplia cabida, como nunca antes en la historia de este país.

Desde los orígenes de la institucionalidad cultural contemporánea, Chile ha implementado programas de desarrollo cultural territorial con enfoque en derechos culturales y con un componente comunitario. Ejemplo de ello son los recordados “Creando Chile en mi Barrio”, “Arte y Cultura en mi Barrio”, “Servicio País Cultura”, entre los más relevantes. Sin embargo es en el 2014 cuando el ex CNCA define un compromiso con la cultura viva comunitaria, apoya sus encuentros y suscribe el Programa Ibercultura Viva e inicia un reconocimiento en la importancia de diseñar en conjunto con las organizaciones culturales comunitarias, políticas culturales para el sector.

A partir del 2015, el programa RED CULTURA implementa un componente denominado Fondo para iniciativas culturales de base comunitaria en pro de la integración social, que busca desarrollar un trabajo asociativo y participativo con el fin de definir una política cultural para el sector. Esta se constituye en la primera experiencia de vínculo específico y focalizado en las experiencias de desarrollo cultural comunitario desde el Estado y las organizaciones de la sociedad civil cobran visibilidad a través de las Organizaciones Culturales Comunitarias.

Con todo, RED CULTURA considera a una OCC como colaboradora del Estado en el territorio y el vínculo con ellas como una forma de avanzar hacia la participación efectiva en la toma de decisiones sobre desarrollo cultural local, a través de acciones como la incidencia en la planificación cultural comunal. Por ello es que se esmera en generar un mecanismo de trabajo permanente centrado en la colaboración. El componente asociado a Iniciativas Culturales Comunitarias se incorpora al programa, en respuesta a la necesidad de cubrir requerimientos de participación que surgen desde organizaciones culturales y movimientos sociales que dinamizan a la sociedad. Se trata de potenciar, acompañar y fortalecer iniciativas colectivas y ciudadanas de lo local que con su quehacer han logrado generar cambios e incentivar sobre todo a las generaciones más jóvenes a relacionarse con su comunidad a través de lo cultural, permitiendo la circulación libre y democrática de la cultura y el arte local por el espacio público.

Sitio web: www.redcultura.cl; www.cultura.gob.cl

Lea también: Política Nacional Cultural 2017-2022

COSTA RICA

costarica-dirnoticia

La Dirección de Cultura (DC) es la entidad del Ministerio de Cultura y Juventud de Costa Rica que tiene como misión desarrollar procesos de asesoría, estímulo y acompañamiento en gestión sociocultural comunitaria, por medio de acciones articuladas y participativas, para apoyar el fortalecimiento de personas gestoras y organizaciones socioculturales en el ejercicio de sus derechos culturales. Para ello, cuenta con dos áreas programáticas: Fomento Los Cultural y Promoción Cultural.

El Departamento de Fomento Cultural tiene entre sus actividades el fondo Becas Taller para el financiamiento de proyectos destinados a herencias culturales, y el fondo Puntos de Cultura, dirigido a organizaciones socioculturales que desarrollen iniciativas vinculadas con el arte y la transformación social, la comunicación comunitaria, el fortalecimiento de la capacidad de autogestión de las organizaciones y el mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades (cultura para el buen vivir).   Además, gestiona las Declaratorias de Interés Cultural y Público y algunos premios nacionales, tales como el Premio en Gestión Cultural.

El Departamento de Promoción Cultural, a su vez, cuenta con gestores y gestoras culturales que trabajan en nueve regiones del país –San José, Alajuela, Guanacaste, Puntarenas, Heredia, Limón, Cartago, Zona Norte y Zona Sur–, atienden cuatro centros culturales y cinco Centros Cívicos para la Paz. Los Centros Cívicos son espacios que reúnen instituciones y gobiernos locales con el objetivo de brindar una oferta recreativa integral a poblaciones con poco acceso a alternativas lúdicas y formativas, en especial a las personas jóvenes.

Los gestores y gestoras de la DC destacadas en estos centros se encargan de facilitar procesos de análisis, planificación y redacción de proyectos participativos, con representantes de las comunidades aledañas al Centro. Asimismo, realizan acciones de capacitación a través de metodologías participativas, en el marco de los programas y actividades que se desarrollan como parte de los servicios interinstitucionales que se ofrecen en estos espacios. Actualmente existen Centros Cívicos en Garabito (Puntarenas), Santa Cruz (Guanacaste), Aguas Zarcas (Zona Norte), Cartago, y Guararí (Heredia). 

El trabajo en las regiones se diseña a partir de la priorización de necesidades y de acuerdo a la capacidad organizativa e interés de los grupos locales y se dirige a la coordinación, producción, formación participativa e investigación, así como al acompañamiento en construcción de políticas públicas en municipalidades y acciones de incidencia, enfocadas en mejorar la capacidad de autogestión de las comunidades para dirigir su propio desarrollo cultural.

Sitio web: www.dircultura.go.cr

Lea también:

La Ruta de la DC – Gestión sociocultural y participación comunitaria

Tejer hilos de participación y diversidad – Conozca el quehacer de la Dirección de Cultura

Puntos de Cultura – Preguntas frecuentes

Política Nacional de Derechos Culturales 2014-2023

Un quipu de mil nudos, por Fresia Camacho

Fresia Camacho: “Nuestras expresiones culturales se parecen a un bosque biodiverso, el humus efervescente”

ECUADOR

En el año 2007 se declaró como política de Estado en Ecuador el fomento a las expresiones culturales y artísticas, dando lugar a la creación del Ministerio de Cultura, organismo rector del ámbito cultural.  Bajo esa línea, la Constitución de 2008 dispone en su artículo 380 como responsabilidades del Estado “velar, mediante políticas permanentes, por la identificación, protección, defensa, conservación, restauración, difusión y acrecentamiento del patrimonio cultural tangible e intangible, de la riqueza histórica, artística, lingüística y arqueológica, de la memoria colectiva y del conjunto de valores y manifestaciones que configuran la identidad plurinacional, pluricultural y multiétnica del Ecuador”.

De acuerdo con ese mandato, la visión del Ministerio de Cultura y Patrimonio propende a “proteger y promover la diversidad de las expresiones culturales; incentivar la libre creación artística y la producción, difusión, distribución y disfrute de bienes y servicios culturales; y salvaguarda de la memoria social y el patrimonio cultural, garantizando el ejercicio pleno de los derechos culturales a partir de la descolonización del saber y del poder; y de una nueva relación entre el ser humano y la naturaleza, contribuyendo a la materialización del buen vivir.

Las prácticas y expresiones culturales de carácter vivo y comunitario abonan a la concreción del buen vivir y constituyen el quehacer cotidiano de numerosas organizaciones sociales comunitarias del Ecuador. Con el fin de promover el trabajo en red a nivel nacional e internacional, y de fortalecer los espacios de participación autónoma, el Estado ecuatoriano recogió e incluyó en la Ley Orgánica de Cultura (2016), los principios de la Cultura Viva Comunitaria, en diálogo y respuesta a las necesidades de la ciudadanía participante.

El trabajo mancomunado público-sociedad civil se ha concretado con la participación de organizaciones hacedoras de Cultura Viva Comunitaria, motivando acciones de colaboración en múltiples espacios de debate a nivel nacional y regional, que derivaron en el Convenio de Cooperación suscrito entre el Ministerio de Cultura y Patrimonio y la Red de Cultura Viva Comunitaria del Ecuador, para la realización del 3° Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria en 2017 y en la adhesión del país al programa IberCultura Viva en octubre del mismo año.

Como parte de este proceso de articulación, el propósito radica en promover y sostener el intercambio de experiencias, prácticas y saberes, para la incidencia en políticas públicas que abreven y den cuenta de las realidades que surgen desde los territorios y sus organizaciones.

Sítio web: https://www.culturaypatrimonio.gob.ec/

EL SALVADOR

elsalvador4Las estrategias culturales del Gobierno de El Salvador se enmarcan en el Plan Quinquenal de Desarrollo “El Salvador, Productivo, Educado y Seguro 2014-2019” y en el objetivo número ocho se expresa: “Impulsar la cultura como un derecho, factor de cohesión e identidad y fuerza transformadora de la sociedad”.

Desde este punto de vista, la cultura es un proceso  y elemento decisivo para la consolidación de una sociedad tolerante y capaz de convivir en armonía. Constituye la fuerza viva, creativa y colectiva del país, aporta sentido y contenido a las prácticas sociales y a las obras materiales y simbólicas que se construyen y, además, ofrece un amplio abanico de posibilidades y capacidades para impulsar la transformación integral de la sociedad.

La Secretaría de Cultura de la Presidencia a través de la Dirección Nacional de Casas de la Cultura para el Desarrollo de la Convivencia y el Buen Vivir en El Salvador, impulsa los siguientes procesos: Programa de Cultura Viva Comunitaria, Programa de Convivencia y participación ciudadana y el Programa Caminando hacia el Buen Vivir.

La Red Nacional de Casas de la Cultura está constituida por 155 espacios  dinamizadores  de la cultura local  en los territorios. Despliegan sus procesos comprometidos con el desarrollo  humano por medio del arte social,  la diversidad  cultural  y  el  buen vivir en El Salvador y operan con los siguientes ejes estratégicos: pueblos indígenas y memoria histórica, procesos socioculturales para el adulto mayor, mujeres, juventudes y niñez, género, nuevas masculinidades y convivencia ciudadana, inclusión social y personas con discapacidad, diversidad cultural y cuidado del medio ambiente. Las diferentes actividades se realizan en coordinación con colectivos culturales independientes, ONGs , fundaciones y redes comunitarias.

Promover puntos de encuentro cultural  de las iniciativas ciudadanas en las comunidades para el fortalecimiento del desarrollo humano, el bien común y la convivencia local es el enfoque de las políticas culturales de la Secretaría de Cultura de la Presidencia en El Salvador.

Sitio web: www.cultura.gob.sv

Lea también: 

Cultura Viva Comunitaria en El Salvador – Riqueza en desarrollo, por Marlen Argueta, Alan Barrera y Óscar Soles

Puntos de Cultura El Salvador 2016 – Bases

ESPAÑA

En España, la Secretaria de Estado de Cultura coordina diversos programas y actividades para la promoción de la diversidad cultural y el fortalecimiento de las redes culturales en los diferentes sectores.

Sitio web: www.mecd.es/cultura

GUATEMALA

El Ministerio de Cultura y Deportes a través de la Dirección General de Desarrollo Cultural, tiene el mandato de promover y fortalecer las identidades nacionales; el reconocimiento de la diversidad cultural, el fortalecimiento de las relaciones interculturales y la cultura de paz. Busca el aprovechamiento social y económico de determinados aspectos de las culturas y la inclusión de las mismas en políticas, planes, programas y proyectos de instituciones públicas y privadas, basados en las Políticas Culturales, Deportivas y Recreativas Actualizadas (2015-2034) y el Plan nacional de Desarrollo Cultural a Largo Plazo.

La Dirección General de Desarrollo Cultural y Fortalecimiento de las Culturas desde el 2008 ha promovido programas y proyectos en las siguientes áreas:

  • Participación Ciudadana
  • Vinculación Institucional
  • Diversidad Cultural
  • Fortalecimiento de la Identidad Cultural

Estas políticas y planes fueron formuladas y se ejecutan sobre la base de la participación de la ciudadanía, la vinculación entre dependencias del Estado, la sociedad civil organizada y cooperación internacional.

En el 2017, se crea un espacio de apoyo a las Culturas Vivas Comunitarias con el fin de promover los espacios de, reconocimiento, apoyo y fomento a los procesos organizacionales culturales de base comunitaria y pueblos originarios.

Sitio web: http://mcd.gob.gt/

Lea también:

Políticas Culturales, Deportivas y Recreativas

Plan Nacional de Desarrollo Cultural

 

MÉXICO

La Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas (DGCPIU) fue creada en 1978 para la promoción, estudio, conservación, difusión y desarrollo de las culturas populares de México. Hoy se fortalece con la creación de la Secretaría de Cultura del Gobierno de la República, con políticas de impulso a la diversidad cultural y la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Su objetivo es preservar y fortalecer las manifestaciones que dan sustento a las culturas de los pueblos originarios, la población mestiza y afrodescendiente en el ámbito de las culturas y tradiciones regionales, urbanas y rurales de México.

Su misión es crear condiciones sociales e institucionales que favorezcan el diálogo intercultural respetuoso y armónico, entre los grupos y comunidades, en el cual se expresa toda la riqueza y diversidad cultural del país.

Su visión está fundamentada en el fortalecimiento de las relaciones interétnicas y del diálogo intercultural; en fomentar la participación de los grupos y comunidades para la preservación, desarrollo y apertura de espacios para su patrimonio cultural; así como mejorar las condiciones de diálogo internas y con el mundo.

Para la realización de sus tareas y cumplimiento de sus objetivos, la Dirección se apoya en una estructura nacional constituida por Unidades Regionales de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas ubicadas en los estados de Baja California, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Durango, Guerrero, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, Sonora, Veracruz y Yucatán, y oficinas estatales en el resto del país. Asimismo, el Museo Nacional de Culturas Populares y el Centro de Información y Documentación “Alberto Beltrán”.

La Dirección impulsa programas orientados a la animación, capacitación, difusión, investigación y gestión de recursos para el financiamiento de proyectos culturales comunitarios; y procura la apertura de espacios para la participación y organización comunitaria para el mejoramiento del tejido social.

En materia de salvaguardia ofrece condiciones para el desarrollo de proyectos en los ámbitos del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI): las lenguas, tradiciones y expresiones orales; las artes de la representación; las prácticas sociales, rituales y actos festivos; los conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo; y las artes y oficios tradicionales.

Es importante destacar que, de manera directa, acompaña a los portadores para que identifiquen en su patrimonio cultural, aquellos elementos que se encuentran en riesgo y que son susceptibles de generar medidas para su salvaguardia, asimismo asesora a organizaciones civiles y dependencias gubernamentales de los tres niveles de gobierno (municipal, estatal y federal) interesadas en la diversidad cultural y en la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de México.

Lea también:

México, Cultura para la Armonía

Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC)

Programa para el Desarrollo Integral de las Culturas de los Pueblos y Comunidades Indígenas (PRODICI)

Programa de Patrimonio Cultural Inmaterial y Diversidad Cultural

Sitio web: www.culturaspopulareseindigenas.gob.mx

 

PERÚ

El Ministerio de Cultura del Perú se crea en el año 2010, con el desafío de fomentar y articular el trabajo de las políticas concernientes al cuidado, puesta en valor y apropiación del patrimonio cultural (material e inmaterial) y el fomento de la creación contemporánea, artes vivas e industrias culturales, así como garantizar un marco de derechos favorables para la diversidad cultural y la construcción de una ciudadanía intercultural.

Para ello, se reconoció que la articulación con las experiencias ciudadanas que promovían procesos de desarrollo desde el arte y la cultura debía ser la base sobre la cual se construyesen políticas culturales en el país. Es así que, desde el año 2012, inspirados en la experiencia brasilera y recogiendo el trabajo de diversas redes culturales latinoamericanas, se comienza a impulsar desde la Dirección de Artes las bases de lo que sería el programa Puntos de Cultura en el Perú. Este proceso consistió en diseñar, junto con un grupo de organizaciones culturales comunitarias, los objetivos estratégicos del programa y las prioridades de trabajo para los siguientes años: el reconocimiento y protagonismo de los Puntos de Cultura; la co gestión de proyectos a partir de ayudas de financiamiento; el fortalecimiento de capacidades y gestión del conocimiento y la comunicación y visibilidad. Todo ello respetando la autonomía de las organizaciones miembro del programa y fomentando su articulación en red.

A diciembre del 2017, el programa Puntos de Cultura ha identificado y reconocido a 293 experiencias en 24 regiones de las 25 que conforman el país. El panorama que configura la acción del programa es muy diverso, marcado por la riqueza cultural de las comunidades campesinas y nativas, por los procesos culturales generados a partir de las migraciones e intercambios entre diversas regiones, así como por los procesos más urbanos de creación cultural. Si bien en la mayoría de las experiencias el territorio es un factor intrínseco a los procesos de desarrollo comunitarios, también están aquellas experiencias que resignifican lo que entendemos por comunidad, demostrando que son los valores que compartimos los que pueden definir el auto reconocimiento de una comunidad, como en el caso de las comunidades LGTBI, las comunidades de migrantes o las comunidades virtuales que se apropian de las nuevas tecnologías para generar vínculos y trabajo a favor de la cultura.

En base a ello, desde el Perú se reconoce que impulsar una política de fomento de la cultura viva comunitaria implica un trabajo concertado e integrado de los ejes rectores del Ministerio de Cultura. La gran diversidad del país se convierte entonces en el motor para impulsar y fortalecer procesos de diálogo que nos permitan generar propuestas sobre cómo abordar y trabajar las diferentes maneras de ver el mundo y vivir en comunidad.

Sitio web Puntos de Cultura: www.puntosdecultura.pe

Sitio web Ministerio de Cultura: www.cultura.gob.pe

Lea también:

Unidos somos semilla – Memoria Institucional de Puntos de Cultura 2011-2015 

Resonar Latinoamericano desde un corazón peruano – Una mirada reflexiva a los procesos de las políticas públicas de promoción de la Cultura Viva Comunitaria en Perú, por Paloma Carpio

 

URUGUAY

Uruguay forma parte del programa IberCultura Viva desde 2014, el cual resulta de vital importancia en la construcción que transita el país de políticas públicas de base comunitaria. De los aprendizajes institucionales  de este espacio Uruguay se encuentra desarrollando políticas en las cuáles el Estado reconoce la importancia para la construcción de ciudadanía de la cultura producida en los territorios por diferentes colectivos.

 

El Área de Ciudadanía Cultural, de la Dirección Nacional de Cultura del Ministerio de Educación y Cultura, trabaja con el objetivo de posibilitar la convivencia en un espacio común, buscando compatibilizar un núcleo de propuestas y programas interrelacionados entre sí con el reconocimiento de las diferencias de cada grupo o colectivo y con los contextos comunitarios correspondientes, asumiendo la cultura y sus manifestaciones como un bien universal y como uno de los pilares fundamentales del desarrollo humano y social; como algo que nos permite reconocer al otro, habilita el encuentro, explica nuestras diferencias y es la plataforma para pensar a futuro la convivencia y el habitar.

Esta construcción de política necesita incorporar a los ciudadanos como sujetos de la construcción de la realidad colectiva y del Estado del cual son parte. Estos sujetos se encuentran necesariamente circunscritos a un territorio, que es una construcción social que surge de las interacciones de las dimensiones políticas, culturales, sociales y económicas en un espacio determinado que es tomado por los actores de él a través de sus prácticas identitarias, saberes, costumbres, usos, etc.

De esta manera, el Área de Ciudadanía Cultural reconoce y potencia las iniciativas culturales de la comunidad a través de sus programas: Puntos de Cultura, Fiestas Tradicionales, Fábricas de Cultura, Usinas Culturales, Circulación Cultural, Fondos para el desarrollo de infraestructuras culturales del interior del país, de acuerdo con sus necesidades y espacios de trabajo existentes.

En este camino, que ha tenido momentos de construcción y deconstrucción, el formar parte de IberCultura Viva ha sido una herramienta fundamental para consolidar procesos, redirigir políticas y aprender de los caminos recorridos por otros países de Iberoamérica.

 

Sitio web: http://cultura.mec.gub.uy