Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

Organización

Vinculado a la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), el programa IberCultura Viva cuenta con un Consejo Intergubernamental (CI) formado por representantes de los países miembros: Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, México, Perú y Uruguay. El Consejo Intergubernamental está presidido actualmente por Argentina, que detenta el mandato por tres años, hasta junio de 2020. Brasil tuvo la presidencia del programa de junio de 2014 a junio de 2017. La Vicepresidencia actualmente es responsabilidad de Chile (2017-2018); Uruguay responderá por la segunda mitad del mandato (2019-2020).

El programa cuenta también con un Comité Ejecutivo (CE), que está integrado por cuatro países (Brasil, El Salvador, Perú y Uruguay) y que acompaña a la Unidad Técnica en la ejecución de los trabajos. La Presidencia y la Unidad Técnica proponen el Plan Operativo Anual (POA) para su presentación, discusión y aprobación durante la reunión del Comité Intergubernamental.

Cada uno de los países miembros contribuye con una cuota anual establecida para la participación en el programa. Los tres primeros años la administración del fondo fue realizada por la Organización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI – Oficina Regional de Brasilia). A partir del segundo semestre de 2017 pasó a ser responsabilidad de la Secretaría General Iberoamericana, por medio de la Oficina Subregional del Cono Sur, sediada en Uruguay.

 

Las funciones

1.El Consejo Intergubernamental

La 4ª reunión del Consejo tuvo lugar en San José, Argentina

El Consejo Intergubernamental es la máxima autoridad del programa. Los representantes de los países miembros se reúnen en sesión ordinaria por lo menos una vez al año de forma presencial, y cuantas veces sea necesario por videoconferencia.

Entre las funciones del CI se encuentran: a) definir los objetivos y líneas de acción del programa; b) aprobar el reglamento de funcionamiento; c) definir las funciones de la Unidad Técnica; d) examinar y aprobar las cuentas, el informe final de gestión, el Plan Estratégico, el Plan Operativo Anual (POA) y su correspondiente presupuesto; e) decidir sobre la renovación o finalización del programa al acabar su periodo de vigencia de tres años; f) colaborar en el desarrollo del Espacio Cultural Iberoamericano.

2. La Presidencia

La Presidencia es elegida por el CI entre los países que lo integran y tiene duración máxima de tres años. El programa también cuenta con una vicepresidencia, que actúa en caso de ausencia temporal de la presidencia, o en caso que ésta y/o el CI le deleguen otras funciones.

La Presidencia tendrá como principales funciones: a) proponer al CI y planificar conjuntamente las acciones estratégicas del programa; b) coordinar, con el apoyo del Comité Ejecutivo, a la Unidad Técnica en la elaboración del Plan Operativo Anual; c) autorizar los desembolsos de recursos del POA aprobado; d) identificar y representar al programa en todo lo pertinente así como para obtener las fuentes de financiación procedentes de los países participantes; e) fomentar y fortalecer el intercambio de informaciones y actividades y la transversalidad con el conjunto de los programas de cooperación y con los otros organismos del sistema iberoamericano.

3. El Comité Ejecutivo

El Comité Ejecutivo está integrado por tres países participantes nombrados por el CI. Los miembros del CE serán elegidos por un periodo de dos años prorrogable por otro periodo consecutivo.

Las responsabilidades del CE están asociadas a un seguimiento más cercano de la operación del programa. El CE debe apoyar a la Presidencia y a la Unidad Técnica en el cumplimiento de sus responsabilidades, inclusive en la elaboración del Plan Estratégico y del Plan Operativo Anual.

4. La Unidad Técnica

La Unidad Técnica tiene responsabilidad sobre la ejecución y coordinación técnica del programa. Debe preparar el Plan Estratégico Trienal (PET), el Plan Operativo Anual (POA) y el presupuesto correspondiente para su aprobación por parte del CI. El PET y el POA tienen que incluir todas las actividades para el año lectivo previstas dentro de las líneas de acción, de las convocatorias del programa y de los proyectos especiales, así como la distribución de los recursos del fondo para cada una de las actividades, convocatorias y proyectos contenidos en el mismo y su administración.

Además, es responsabilidad de la UT preparar las convocatorias de ayudas del programa para su aprobación por el CI y posterior publicación y encargarse de su desarrollo, así como proponer al CI los indicadores de seguimiento y desarrollo del programa e impulsar la visibilidad del programa y la difusión de sus resultados.

 Reglamento de Funcionamento del Programa IberCultura Viva