Image Image Image Image Image
Scroll to Top

Para o Topo.EPara o Topo

Noticias

02

Feb
2016

Em Noticias

Cultura Viva Comunitaria: Convivencia para el bien común

Em 02, Feb 2016 | Em Noticias |

Por Jorge Melguizo*

(…)Incluir las Culturas Vivas Comunitarias en las decisiones políticas y presupuestales nos llevará a incluir en la sociedad a los múltiples proyectos culturales que se hacen en nuestros barrios y zonas rurales sin el Estado, a pesar del Estado o incluso contra el Estado.

En esas expresiones culturales barriales y rurales, múltiples y diversas, está una buena parte de la cultura para la paz que necesitamos con urgencia potenciar para que la convivencia sea una palabra que nos defina como sociedad.

Lo que entendemos por Culturas Vivas Comunitarias: [1]

Somos expresiones comunitarias que privilegian en la cultura los colectivos y las personas, y los procesos sobre los productos, en la realización de la emoción y la belleza.

Somos un movimiento Latinoamericano de arraigo comunitario, local, creciente y convergente, que asume a las culturas y sus manifestaciones como un bien universal y como un pilar efectivo del desarrollo humano y social.

Nuestro objetivo es lograr que los gobiernos asignen al menos el 0.1% de sus presupuestos nacionales y municipales a programas de Culturas Vivas Comunitarias. Y buscamos la posibilidad de que los bienes y programas públicos se construyan en alianza real entre el Estado y las organizaciones sociales.

Nuestra Gent, gente 0911

Foto: Nuestra Gente

En la Declaración de La Paz sobre Cultura Viva Comunitaria, decimos:
“(…) La nueva etapa de las democracias y los Estados latinoamericanos requiere la recuperación de las experiencias sociales y populares. América Latina está en un momento de esperanza después de una larga crisis. Se nos abre un panorama de restauración, en el que las experiencias yorganizaciones culturales comunitarias pueden participar de procesos de transformación nuevos y emancipadores.

(…) Proponemos que en nuestros países, a ejemplo de las organizaciones bolivianas, el 18 de mayo sea declarado Día de la Cultura Viva Comunitaria, ya que este encuentro continental ha marcado la historia común de nuestros pueblos, y al impulso de la Semana Continental por la Cultura Viva Comunitaria, desde el 12 al 19 de abril de cada año”.

Lo que ofrecemos:
Muchas de las preguntas que tienen hoy nuestras sociedades y nuestros gobiernos tienen respuestas (y nuevas preguntas) en las Culturas Vivas Comunitarias. En esos proyectos culturales barriales y rurales hay cultura, por supuesto. Pero hay también seguridad y convivencia, y hay inclusión social, y hábitat y desarrollo económico y educación. Y oportunidades. La transversalidad ya está en el barrio y en esos proyectos culturales: lo importante es que los gobiernos sepan ver esa transversalidad y sepan actuar de manera similar entre sus diferentes dependencias. Cultura Viva Comunitaria no es un proyecto solo para las áreas de cultura. Todo lo contrario: va mucho más allá y ofrece sus conceptos, sus metodologías, sus resultados y sus productos a muchas áreas de gobierno: seguridad, educación, deporte, recreación, bienestar social, desarrollo social, infancia, juventud, tercera edad, mujeres, turismo, economía, innovación.

Platohedro Medellín 4

Foto: Platohedro Medellín

En esos proyectos ya hay alianzas público-privadas-comunitarias: el desarrollo conceptual y metodológico de estos colectivos culturales y artísticos, y sus propios recursos, han sido históricamente una inversión pública, social, no cuantificada y, por lo tanto, no valorada: valorarla, cuantificarla, reconocerla como aporte de las comunidades a los proyectos públicos de transformación de una sociedad, de una ciudad, es un imperativo.

Estas organizaciones comunitarias no están esperando que les financien sus proyectos, no están pidiendo: Están ofreciendo. Están ofreciéndose en la construcción de mejores caminos sociales, de caminos reales de transformación.

Lo que están esperando esas organizaciones de las Culturas Vivas Comunitarias, lo que proponen a los gobiernos y al sector privado y al sector académico es la suma de recursos, de los de esas organizaciones comunitarias con los dineros públicos – que son de todos y ustedes manejan temporalmente- y con los dineros privados, para producir mayores y mejores resultados.

Y, además, el camino recorrido por algunas ciudades y países y la velocidad que está tomando este proyecto continental, permite generar fácilmente una red de aprendizajes, de cruce de conceptos, de contenidos, de metodologías, de documentos, de legislaciones, de experiencias, de personas y colectivos.

Son batá Medellín 2

Foto: Son Batá Medellín

Todo eso ya existe, no hay que crearlo. Hay que conocerlo. Hay que escucharlo. Hay que aprovecharlo, hay que potenciarlo. Hay que ponerlo en relación con otras áreas de la sociedad.

Esas muchas alianzas y redes locales, nacionales e internacionales que están trabajando para el fortalecimiento de lo local desde y con la cultura, se convierten por sí mismas en un gran pacto sin fronteras que ayuda a superar los egoísmos, los intereses y las miopías locales y nacionales.

La oportunidad está servida. Las posibilidades son todas. Si no invertimos en cultura, ¿cómo saldremos de las crisis?

En los tiempos que corren, la cultura se vuelve necesidad. Y lo más importante: la cultura es ahora, más que nunca, una gran posibilidad y una magnífica oportunidad.

* Jorge Melguizo es consultor y conferencista en gestión pública, proyectos urbanos integrales y cultura. Es asesor del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en Hábitat e Inclusión. Fue Secretario de Cultura Ciudadana y Secretario de Desarrollo Social de la Alcaldía de Medellín.

 

**Este texto es un fragmento del artículo publicado en el libro Cultura Viva Comunitaria: Convivencia para el bien común, presentado en El Salvador en el marco del 2º Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria. La versión digital del libro está aquí: https://issuu.com/congresocvc.elsalvador/docs/libro_ii_congreso_latinoamericano_d
[1] Tomado de “Documento de Conclusiones Primer Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria”, La Paz, Bolivia, mayo de 2013. https://es.scribd.com/doc/147877286/Conclusiones-Final-4