Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

cine

28

Jun
2017

EnNotícias

PorIberCultura

Muestra de Cine y DDHH para Niñas, Niños y Adolescentes: el audiovisual como herramienta para la transformación social

En28, Jun 2017 | EnNotícias | PorIberCultura

Fotos: Tenemos Que Ver

La historia de un joven director de teatro que decide volver a su país natal para reconectarse con la memoria de su madre, una actriz que murió cuando él era un bebé. Un niño uruguayo recién aterrizado en Barcelona que tiene que enfrentar al repetidor de la clase haciendo burla de él en su primer día de colegio. Las abuelas argentinas que pasaron décadas buscando a los nietos secuestrados cuando bebés durante la dictadura. Historias sobre búsqueda de identidad, las migraciones de ayer y de hoy, que hacen pensar sobre integración, convivencia, el sentido de comunidad.

Fue así, con estos y otros cortometrajes que hablan de la migración como derecho humano y de temáticas como la carencia de recursos materiales y el consumo desmedido, que los organizadores de la Muestra de Cine y DDHH para Niñas, Niños y Adolescentes buscaron sensibilizar los espectadores para cuestiones de gran relevancia en el mundo de hoy. ¿A final, cuándo pasaremos a ver como iguales a quienes son culturalmente distintos? ¿Por qué es difícil colocarnos frente al otro, a cualquier otro, como igual?”

Uno de los proyectos ganadores de la Convocatoria IberCultura Viva de Apoyo a Redes 2016, la Muestra de Cine y DDHH para Niñas, Niños y Adolescentes tuvo lugar del 14 al 16 de junio en Montevideo, en el marco de la 6ª edición de Tenemos Que Ver – Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos de Uruguay. Aproximadamente 450 niños, niñas y adolescentes asistieron a las películas provenientes de Uruguay, Argentina, Venezuela y Brasil en la sala principal del festival, el Auditorio Nelly Goitiño (Sodre). También se realizaron algunas funciones en liceos para adolescentes en las cuales participaron alrededor de 300 personas.

La Red Inclusiva

La Muestra de Cine y DDHH para Niñas, Niños y Adolescentes es una iniciativa de la Red Inclusiva NNA, una articulación de organizaciones que trabajan por los derechos de niños, niñas y adolescentes (NNA), especialmente en contexto de vulnerabilidad y pobreza, en distintos departamentos de Uruguay. Su propuesta es unificar fuerzas para potenciar una cultura de respeto, utilizando el cine como herramienta para el cambio social.

Además de la muestra, la Red Inclusiva NNA se vincula al festival Tenemos Que Ver con el Concurso Nacional de Cortometrajes “1 minuto 1 derecho”. En esta edición del concurso, participaron 800 niños, niñas y adolescentes en las diferentes categorías. Quedaron seleccionados 16 cortos (2 de primaria, 7 de ciclo básico y 7 de bachillerato) y se realizó un día de proyección para el intercambio de los/as participantes.

“Las devoluciones recibidas por los educadores y los/as chicos fue muy buena, para todos fue una experiencia positiva, donde pudieron plantear temáticas de su interés a través del lenguaje audiovisual”, comentó Francesca Cassariego, directora y productora del festival.

Para la directora, Tenemos Que Ver es “un festival de cine inclusivo que busca ponernos como hacedor de nuevas realidades” y la Muestra de Cine y DDHH para Niños, Niñas y Adolescentes se plantea casi como una necesidad para los docentes de la educación primaria y media.

Este año, como no fue posible recibir a todos los/as educadores que les escribieron para agendarse a las funciones de la muestra, los organizadores se propusieron realizar proyecciones en los barrios de donde son los chicos/as que participaron en los talleres de visionado promovidos entre marzo y mayo. La selección de los cortos de la muestra se dio a través de estos talleres realizados en Montevideo, Canelones y Maldonado junto a un grupo de escolares (unos 50 en el total, principalmente adolescentes).

Francesca Cassariego, directora y productora del festival Tenemos Que Ver

 

La 6ª edición

“La 6ª edición de Tenemos Que Ver fue muy exitosa, cumplió nuestras expectativas”, resaltó Francesca. A lo largo de una semana, del 13 al 20 de junio, se presentaron en el festival más de 40 largometrajes y cortometrajes de ficción, documental y animación, con entrada gratuita para todas las funciones.

En esta edición, la propuesta de colocar la mirada en la migración como un enriquecimiento de la diversidad cultural local –y a la vez como camino real del desarrollo mundial– llevó a la programación diferentes realidades vividas por inmigrantes alrededor del mundo. En una de las películas, por ejemplo, un grupo de mujeres cocina para los migrantes que viajan en el tren de México a Estados Unidos. En otra, una mujer ucraniana que vive en Alemania es despedida de su trabajo y presionada por su situación económica, termina olvidándose de sí misma para poder sobrevivir.

Convencidos de que “las películas no pueden cambiar el mundo, pero las personas que las miran sí”, los organizadores buscaron mostrar en la pantalla no solamente historias de guerra, discriminación y devastación, sino también de solidaridad y cultura comunitaria, para dejar claro a los espectadores que todos tenemos la capacidad de promover el cambio desde nuestro hacer colectivo, construyendo así una mejor forma de convivencia, sin fronteras.


Sepa más:

www.tenemosquever.org.uy

 

Lea también:

Muestra de Cine y Derechos Humanos para niños y niñas

Muestra de Cine y Derechos Humanos para adolescentes

Ciclo de charlas: “El cine como herramienta para el cambio social”

Broche de oro al 6to. Tenemos Que Ver

Los premiados de la 6ª edición del festival

 

 

Tags | , ,

19

Nov
2016

EnNotícias

PorIberCultura

Termina en Rapa Nui el “Taller comunitario de creación cinematográfica con y para niños”

En19, Nov 2016 | EnNotícias | PorIberCultura

Con la presentación del cortometraje “La historia del rey Hotu Matu’a”, en el Día de la Lengua Rapa Nui, se concluyó en la Isla de Pascua (Chile) la segunda etapa del “Taller comunitario de creación cinematográfica intercultural con y para niños”. El proyecto, uno de los premiados en la Convocatoria IberCultura Viva de Intercambio, edición 2015, tuvo su primer etapa en Valparaíso del 17 al 25 de octubre.

El cortometraje “La historia del rey Hotu Matu’a” fue realizado por niñas y niños de la isla, con diálogos en su lengua originaria y subtítulos en español. En él se narra la llegada de los primeros pobladores a Te Pito o Te Henua (“El ombligo del mundo”, nombre antiguo de Rapa Nui o Isla de Pascua) desde la tierra de Hiva, así como el nacimiento de la primera persona en la isla y el conflicto entre el rey Hotu Matu’a y su hermano Oroi, que termina con la muerte de este último.

rapanui5

La presentación se realizó en el Colegio Lorenzo Baeza Vega, en el stand preparado específicamente para ello, bajo la coordinación de la profesora Vianca Díaz Tucki, quien también dirigió el proyecto en Rapa Nui.

“El cortometraje tuvo una muy buena recepción. Se presentó varias veces durante el día y el equipo recibió muchas felicitaciones en cada ocasión por el público, de todas las edades”, afirma el cineasta Eduardo Bravo Macías, del colectivo mexicano Cinematequio, que comparte el proyecto con los chilenos Museo Fonck y Grupo Tacitas.

La idea era presentarlo el 4 de noviembre, junto a los festejos del Día de la Lengua, pero el clima acabó postergando la celebración. “Durante cuatro días llovió pertinazmente, lo que nos obligó a replantear la grabación de algunas escenas. De igual manera, la lluvia ocasionó que la celebración del Día de la Lengua se pasara del viernes 4 al martes 8 de noviembre, permitiéndonos completar las escenas a grabar”, cuenta Eduardo.

rapanui8

Los niños

En el cortometraje participaron 28 niños, entre 5 y 14 años, principalmente alumnos del Colegio Lorenzo Baeza Vega, aunque también participaron niños de otras escuelas. Además, contaron con la participación del coro del colegio para la grabación del himno “I’he a Hotu Matu’a”.

El equipo técnico de los niños estuvo comandado por Tomás Ignacio Lorca Navarrete en la dirección, mientras que la fotografía corrió a cargo de Walter Darío Durán y el sonido directo y pizarra fueron por Isabella Vaikaranga Reyes Pakarati y Ro-Iti Francisca Pate Paoa.

En cuanto al elenco, contaron con la participación de, entre otros, Renga Kio Pate Teao como narradora, Mautu’u Henua Icka Otero como el rey Hotu Matu’a, Maho Rangi Ko Rangi Atan Hotu como Oroi y Nohorangüi Tuki Rioroko Petero como uno de los siete exploradores.

rapanui4

“Para la escritura del guión, consultamos a diferentes especialistas locales con el fin de contrastar la versión más extendida del relato, documentada por Sebastián Englert, con la versión viva en la tradición oral de la propia comunidad, por lo que dimos prioridad a esta última. Nuestros asesores fueron Moiko Teao Hotu, Mike Pate Haoa y Niso Tucki Tepano”, resalta el cineasta mexicano.

Al terminar la etapa en Rapa Nui, Eduardo Bravo regresó a Valparaíso y a la Escuela Carabinero Pedro Cariaga, donde se realizó el primer taller del proyecto en Chile. Allí, junto a Marcos Moncada, del Grupo Tacitas y co-gestor del proyecto, el equipo presentó el corto grabado en Rapa Nui, así como el realizado por los niños de la comunidad mapuche de Valparaíso (“Nguillatún”). “En ambas escuelas nos expresaron la intención e interés en dar continuidad al proyecto”, comenta Eduardo.

La carta de Valparaíso

El 14 de noviembre firmaron la “Carta de Valparaíso”, en donde asientan las características y fines que deben tener los cortometrajes realizados eminentemente por niños, bajo la metodología de CinemaTequio, en creación colectiva y comunitaria con base en relatos de la tradición oral.  La carta fue suscrita por Eduardo Bravo Macías (Cinematequio), Marcos Alonso Moncada Astudillo (Comunidad Lircay) y Vicente Tureo Arratia (profesor intercultural mapuche), Alexis Antinao Valenzuela (encargado del Departamento de Pueblos Originarios del Consejo Regional de Valparaíso). Quedaron pendientes las firmas de Tania Basterrica, del Grupo Tacitas, y Cecilia Hormozabal Araki, de Maohi o Rapa Nui.

“Esta carta sienta las bases para continuar y fortalecer la red de cooperación y creación conjunta de contenidos culturales entre Chile y México a partir de nuestros colectivos”, afirma el cineasta mexicano, que desde 2013 encabeza el colectivo Cinematequio al lado de la escritora y maestra Alejandra Domínguez Sánchez. Sus talleres, basados en el trabajo comunitario, la solidaridad y el compromiso, iniciados en México y ahora también en Chile, buscan la (re)valoración del patrimonio cultural inmaterial que constituyen los cuentos, mitos, leyendas, relatos de la tradición oral y las lenguas originarias.

rapanui6

Lea también:

Hacer cine, sí es cosa de niños

 

Tags | , ,

31

Oct
2016

EnNotícias

PorIberCultura

Hacer cine, sí es cosa de niños

En31, Oct 2016 | EnNotícias | PorIberCultura

¿Cómo serían las leyendas y mitos de las comunidades indígenas contadas a partir de la visión de los niños? ¿Y si estos niños narrasen las historias de sus pueblos en cortometrajes en los que ellos mismos actúan, producen, dirigen y se encargan de la parte técnica? Esta  experiencia en México resultó en filmes hablados en mazateco, chinanteco, chatino, zapoteco, cuicateco, ikoot, chontal, ayuuk, mixteco… Ahora la propuesta llega a Chile con el “Taller comunitario de creación cinematografica intercultural con y para niños”, uno de los proyectos premiados en la Convocatoria IberCultura Viva de Intercambio, edición 2015. Los trabajos empezaron en Valparaíso el 17 de octubre y siguen en la Isla de Pascua hasta el 4 de noviembre. De las actividades se espera hacer dos cortometrajes: uno en mapuche y el otro en rapa nui.

cinematqqueio-valparaiso

Niños de la comunidad mapuche en escena del corto “Nguillatún”

Cinematequio, la organización que comparte el proyecto con los chilenos Museo Fonck y Grupo Tacitas, es un colectivo mexicano encabezado desde 2013 por el cineasta Eduardo Bravo Macías y la escritora y maestra Alejandra Domínguez Sánchez. El nombre viene de un juego de palabras que  combina el arte y la técnica de la creación y apreciación cinematográfica con el “tequio”, el trabajo comunitario para el bien común.

Con talleres basados en el trabajo comunitario, la solidaridad y el compromiso, “sin fines políticos ni religiosos”, como resaltan Alejandra y Eduardo, el colectivo busca contribuir al desarrollo del país a través del arte y la cultura, con énfasis en la (re)valoración del patrimonio cultural inmaterial que constituyen los cuentos, mitos, leyendas, relatos de la tradición oral y las lenguas originarias.

Hacer cine, para ellos, es una labor comunitaria. Son al menos siete días de convivencia con una comunidad o grupo en cada taller, para dar a conocer elementos teóricos y prácticos, escribir un guión original basado en un relato tradicional, permitir que los participantes elijan los roles que deseen ejercer dentro de la producción, sean técnicos o artísticos, producir el cortometraje y presentarlo a la comunidad al final del proceso.

Las actividades

taller-mapuche8

La escuela Pedro Cariaga, en Valparaíso

Del lunes 17 al martes 25 de octubre hicieron un taller en la Escuela Intercultural “Carabinero Pedro Cariaga”, de Valparaíso. El cortometraje, que recibió el título “Nguillatún”, fue realizado por niños de la escuela, con el apoyo de sus profesores y de una autoridad tradicional mapuche, el lonko Iván Coñuecar Millán. La obra se grabó, además de en el colegio y sus alrededores, en el Museo Fonck de Viña del Mar. La presentación de “Nguillatún” a la comunidad se dio en el Parque Cultural Valparaíso.

El 27 de octubre fue el día de traslado a Rapa Nui. El comienzo de los trabajos en el Colegio Básico Lorenzo Baeza Vega fue el día 28 de octubre. La presentación del cortometraje hecho con y para los niños y niñas rapa nui está previsto para el 4 de noviembre, en el marco del festejo del Día de la Lengua Rapa Nui.

Antes del comienzo de las actividades en Chile, en la presentación del proyecto en el Museo Fonck, el cineasta Eduardo Bravo comentó la idea de hacer una adaptación de un relato de tradición oral de cada comunidad, para que los niños mapuche y rapa nui pudieran actuar y hacer parte de todo el proceso de producción. “Aparte de que se transfiera el conocimiento técnico, también (buscamos) la posibilidad artística, y que ayude a re-valorar la parte lingüística, de identidad. Al ponerlos en contacto con otros grupos, otras comunidades que hayan trabajado con los talleres en México, buscamos tender lazos que pueden ir creciendo, para que puedan intercambiar mensajes y historias de esta manera”.

taller-mapuche9

taller-mapuche5

Las impresiones

Terminadas las grabaciones en Valparaíso, Eduardo Bravo consideró la experiencia muy enriquecedora. “Nos dimos cuenta de que estando tan lejos tenemos muchos puntos en común. Y es muy gratificante trabajar con niños nativos, propositivos, creativos. Ellos requirieron muy pocas tomas para hacer sus escenas”, observó.

A Alejandra Domínguez también le pareció muy bueno el taller. “Nos recibieron con mucha amabilidad, los profesores y los alumnos. Estaban emocionados con que fuéramos de otro país, nos preguntaron mil cosas. Y realmente tomaron la responsabilidad de la grabación. Fue muy rápido. Una excelente participación de toda la escuela.”

anamaria-cinematequio

La directora de la escuela, Ana María Salazar

Para la directora de la escuela de Valparaíso, Ana María Salazar Zepeda, piensa que fue importante para los alumnos conocer de cerca lo que es trabajar en cine. “Una experiencia única, que por primera vez se hace aquí. Los niños están interesados en tener este aprendizaje y compartir con sus compañeros los diversos roles de trabajar en cine. Me siento honrada de poder participar. (…) Que nosotros podamos sembrar el arte de hacer cine con niños. Que sea el comienzo de otros momentos de cine en la escuela. Estamos muy agradecidos”, afirmó.

 

La contraparte chilena

La primera actividad oficial del equipo Cinematequio en Chile fue visitar el Instituto de Historia de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, que – a través de la rama universitaria del Grupo Tacitas- generó un proyecto para adquirir los equipos de chromakey, iluminación y accesorios utilizados durante la producción de los cortometrajes en Chile.

El Grupo Tacitas es un club de excursionismo que se formó en el año 2006, cuando un grupo de voluntarios convocados por la arqueóloga Gabriela Carmona, del Museo Fonck de Viña del Mar, participaron de una excursión a la “piedra tacita” ubicada en el cerro El Morro, en la cumbre más alta del sector de “Quebrada Escobares”, comuna de Villa Alemana, Quinta Región. De esta excursión y el intercambio de experiencias surgió la iniciativa de visitar otros sitios de interés arqueológico de la región, con el objeto de ponerlos en valor,, difundirlos  y ayudar así a su preservación.

cinematequio-museofonckEl Museo Fonck de Viña del Mar, a su vez, es una institución creada en 1937 que cuenta con salas dedicadas a la cultura rapa nui y las culturas de Chile continental, además de una muestra de historia natural y dos bibliotecas. Una, guarda alrededor de diez mil volúmenes y está orientada a diversas especialidades; la otra es la Biblioteca Rapa Nui, enfocada en esa cultura. El museo tiene como misión “preservar, investigar, difundir y enseñar el patrimonio natural, arqueológico y etnográfico de Chile, entreteniendo y estimulando el interés por el conocimiento, con espíritu de servicio y estando atentos a las necesidades de la comunidad”.

 

14724448_1837658573112278_1721221547928289816_n

Sepa más:

www.cinematequio.blogspot.cl

http://www.museofonck.cl/

http://tacitas.blogspot.cl

Tags | , , , , ,