Image Image Image Image Image
/ /
Scroll to Top

Para o Topo.E

Notícias

29

May
2017

EnNotícias

Se abren las inscripciones al registro de Puntos de Cultura en Uruguay

En29, May 2017 | EnNotícias |

El encuentro de colectivos y organizaciones de cultura de base comunitaria realizado el viernes (26), como parte de la programación de la 6ª Reunión del Consejo Intergubernamental de IberCultura Viva en Montevideo, terminó con una buena noticia: el lanzamiento del registro de los Puntos de Cultura de Uruguay. La apertura de las inscripciones para el registro de las organizaciones es el inicio de lo que pretende ser una construcción colectiva –del gobierno uruguayo con la sociedad civil– de un programa Puntos de Cultura en el país.

El registro fue anunciado por el director de Cultura del Ministerio de Educación y Cultura del Uruguay, Sergio Mautone, al cierre del encuentro en el Centro Cultural Misterio. Con la iniciativa, Uruguay será el sexto país iberoamericano que implanta este modelo de política pública iniciada en Brasil en 2004. Argentina, Perú, El Salvador y Costa Rica también lanzaron programas inspirados en la experiencia brasileña de los Puntos de Cultura.  

“Desde la Dirección Nacional de Cultura entendemos que una de las patas sustantivas del desarrollo cultural está en el desarrollo de la política comunitaria, porque es desde esta transversalización que aportamos a la cohesión social, a la inclusión, al desarrollo y al sostenimiento de un sistema que tiene que vivir independiente del Estado”, comentó el director.

Entendiendo que el Estado tiene el rol de facilitador, y que los conceptos de cultura deben ser construidos colectivamente, Sergio Mautone cree que esta herramienta ayudará el poder público a identificar y conocer mejor las organizaciones de la sociedad civil. Fortalecer la capacidad de gestión, poder establecer redes de convivencia y ayudar a que todos los actores involucrados en los procesos puedan redefinir o reformular las políticas de apoyo, serán algunos de los beneficios de este registro de organizaciones, según Mautone.

“Es una oportunidad rica para pensar conceptualmente, llenar de sentido la palabra cultura, valiéndonos de una herramienta transformadora para poder ubicarla en la centralidad de las decisiones de la agenda política y mostrar que desde ahí podemos construir una perspectiva de desarrollo. Sin incorporar la cultura en las estrategias de largo plazo no será posible pensar en un país a futuro”.

La participación social

Diego Benhabib, coordinador del programa Puntos de Cultura de Argentina, celebró  con entusiasmo la iniciativa del país vecino. “Para nosotros, desde el Consejo Intergubernamental IberCultura Viva, (la implementación de esta política pública) es una cuestión central y estratégica en la región”, comentó, al explicar de qué se trata el programa de cooperación iberoamericano, sus líneas estratégicas y apoyos concretos, por medio de acciones como las convocatorias de intercambio y apoyo a redes, además de la propuesta de un programa de formación en gestión y políticas públicas presentada dos días antes en la reunión del Consejo.

“Lo que trabajamos durante la jornada de hoy, seguramente, las organizaciones lo van a seguir debatiendo en sus territorios, porque estos procesos de reflexionar sobre la propia realidad, las formas de participación social, son la esencia misma de las organizaciones”, resaltó Benhabib, refiriéndose a las mesas de trabajo “Participación en los contextos de cultura comunitaria” y “Formación en los ámbitos de la cultura comunitaria”, que reunieron alrededor de 100 personas el viernes en el Centro Cultural Misterio.

“Las organizaciones nacen a partir de la idea de que solos es más difícil conseguir objetivos que colectivamente”, señaló el coordinador de los Puntos argentinos. “Por eso la importancia de la cultura comunitaria: para repensar el paradigma cultural, entender que cultura también es cómo mejoramos la relación con el vecino, cómo entendemos que el otro nos complementa con su voz y nos puede ayudar a alcanzar aquello que individualmente no podemos”.

Benhabib: “(Es importante) repensar el paradigma cultural, entender que cultura también es cómo mejoramos la relación con el vecino”

La mesa de cierre

Participaron en la mesa de cierre del evento Sergio Mautone, director nacional de Cultura; Mariana Percovich, directora de Cultura de Montevideo; Federico Graña, director nacional de Promoción Sociocultural del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES); Alejo Ramírez, director sub-regional para el Cono Sur de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), y Diego Benhabib, por parte del programa IberCultura Viva (quien ya había dado una devolución a los participantes de lo discutido en el día).

Ramírez habló de la importancia para la Cooperación Sur-Sur de contar con un programa como IberCultura Viva, “que tiene un impacto real” y “donde todos se benefician mutuamente”. Graña llamó la atención para aquellos ciudadanos y ciudadanas que “solo tienen derecho a ciertos derechos”, y destacó la necesidad de acciones concretas dirigidas a las comunidades, como los proyectos que trabajan, por ejemplo, cultura y afrodescendientes, cultura y diversidad, cultura y discapacidad. También comentó la importancia de la generación de redes, la autogestión, la participación. “Las políticas son de la gente para la gente, pero la gente también también tiene que aportar, ser parte de la construcción de la política”, afirmó.

Percovich, a su vez, destacó la idea de descentralización cultural defendida por la Intendencia de Montevideo, con proyectos emblemáticos como el Sacude, un centro cultural gestionado por vecinos y vecinas del barrio Casavalle. “Es una belleza de proyecto que tiene que ver con ustedes, con la gente organizada. El Estado, en este caso el gobierno departamental, aporta recursos humanos, pero quien toma las decisiones es la gente”, señaló.

Al final del encuentro, Alba Antúnez, coordinadora del programa Esquinas (desarrollado desde 2005 por la Intendencia de Montevideo en los ocho municipios del departamento), tomó el micrófono para agradecer a todas las personas presentes  y recordar que el lanzamiento del registro de los Puntos de Cultura se trata de un inicio de un proceso. “Es un registro que obviamente, con el correr del tiempo, va a implicar apoyos de diferentes tipos, pero iremos conversando, construyendo cómo será todo eso. Para llegar a estos encuentros hemos avanzado y, en la medida que trabajamos más cercano, confiamos más los unos en los otros”.

Una construcción colectiva

La idea de tener en Uruguay un programa de Puntos de Cultura ha sido discutida los últimos meses por las organizaciones y colectivos que trabajan con cultura comunitaria en el país  y ha avanzado bien, como mostró el encuentro del viernes en el Centro Cultural Misterio. Entre las más de 100 personas que participaron de las mesas de trabajo se encontraban representantes de iniciativas gubernamentales, como los Centro MEC y los programas Urbano y Fábricas de Cultura, y de organizaciones de la sociedad civil, como comisiones de vecinos, centros juveniles, teatros y radios comunitarias.

Entre las redes presentes estaba la Red Metropolitana de Cultura Viva Comunitaria, una de las ganadoras de la Convocatoria IberCultura Viva de Apoyo a Redes 2016. Creada en noviembre de 2015, por el impulso de quienes participaron en los Congresos Latinoamericanos de Cultura Viva Comunitaria (La Paz y El Salvador) y de colectivos que deseaban juntarse y articular propuestas, la Red Metropolitana propuso en la convocatoria realizar su segundo encuentro en septiembre, en Canelones, con el objetivo de reunir aportes para el 3° Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria, que se realizará del 20 al 25 de noviembre en Quito, Ecuador.

Con el avance de los diálogos hacia la construcción del Programa Puntos de Cultura en el país, el encuentro metropolitano previsto pasó a tener dimensión nacional. Por eso, los días 16 y 17 estarán dedicados al 1º Encuentro Nacional de Cultura Viva Comunitaria. El evento buscará reunir a todos los colectivos y/o participantes interesados en la construcción de políticas culturales que aporten a formas de vida y trabajo comunitarias y colectivas en Uruguay.

El movimiento comenzó hace tres años en el país con la Red Cultura Viva Comunitaria, que realizó el primer encuentro regional en Paysandú en 2014 y viene realizando reuniones de organizaciones y colectivos pensando en cómo aportar a la organización del 1º Encuentro Nacional. “Nos gustaría que aquellas experiencias que desde el arte, la cultura y la comunicación, que trabajan en barrios y poblaciones de todo el país promoviendo el encuentro solidario y la participación entre vecinos y familias, nos encontremos allí”, avisan los integrantes de la red.

“Es importante reconocernos, encontrarnos y pensar juntos prácticas de democracia participativa que nos permitan habitar el espacio público, incidir en la política pública, promover acciones comunes, generar nuevas realidades estéticas e iniciativas sociales en diálogo permanente con las experiencias latinoamericanas”. El lanzamiento del registro de los Puntos de Cultura es un primer gran paso.

 

Los Puntos de Cultura

Pueden registrarse como Puntos de Cultura las organizaciones, movimientos, asociaciones, cooperativas, colectivos o agrupaciones culturales de la sociedad civil que trabajen a nivel comunitario, sin fines de lucro, con un mínimo de un año de actividades ininterrumpidas. El registro se realiza a través de la plataforma culturaenlinea.uy.

Los Puntos de Cultura pueden ser centros culturales barriales, bibliotecas comunitarias, radios comunitarias, grupos de teatro comunitario, de danza, artes circenses, audiovisuales, muralismo, literatura, boletines barriales, gestión cultural comunitaria, propuestas alternativas económicas solidarias y colaborativas, huertas comunitarias, sociedades de fomento, asociaciones vecinales, que pongan en valor el rol de la cultura y todas aquellas iniciativas que reconozcan a la cultura como eje y motor de desarrollo comunitario.

 

Para registrar un Punto de Cultura: http://culturaenlinea.uy/proyecto/232/

Lea también:

Cómo organizar nuestra esperanza: El movimiento de Cultura Viva Comunitaria en Uruguay (por Paula Simonetti)